Informe de coyuntura

Por Blanca Juárez (*)

La pandemia del COVID-19 trajo como consecuencia alteraciones en la situación económica de casi todos los países del mundo. La última novedad proviene de los Estados Unidos y se trata del anuncio formulado por el Presidente Joe Biden respecto al Presupuesto de su País, de donde surge que EEUU pasa por su peor crisis económica desde 1946 y aunque está recuperándose, aun está lejos de los niveles pre pandemia. Se trata de su primer plan de Presupuesto, que incluye gastos por U$S 6 billones y una fuerte alza de impuestos a los estadounidenses más ricos, cuyo billonario plan es el más abultado y ambicioso desde la Segunda Guerra Mundial.

El proyecto incluye nuevos programas sociales y un incremento notable en la inversión para la lucha contra el cambio climático. Cabe destacar que el Plan propone la reactivación del trabajo, para lo cual se destinaría cerca de U$S 2,3 billones y el apoyo a las familias que fueron afectadas por la reducción de sus ingresos, por un monto de U$S 1,4 billones. El plan incluye U$S 115 mil millones para la infraestructura de autopistas y puentes y aproximadamente U$S 160 mil millones para transporte público y ferrocarriles, al tiempo que U$S 100 mil millones para mejorar el acceso a internet en cada casa de EE.UU.

El Presidente Biden argumentó que la propuesta ayudará al crecimiento de la economía desde la perspectiva de los más pobres y la clase media, incluyendo el proyecto U$S 1,9 billones para el alivio del sector financiero afectado por la pandemia. Este presupuesto tiene plazo hasta el mes de septiembre para ser aprobado por el Congreso de los Estados Unidos, donde el Partido Demócrata tiene una estrecha mayoría en la Cámara de Representantes y solo un voto de diferencia en el Senado. Con esta síntesis del proyecto, podemos caracterizarlo como un retorno al Keynesianismo clásico, que fue la guía teórica que aplicó EEUU tras la gran depresión posterior a la crisis del año 1929. 

 El mundo de la economía capitalista, donde predominan las políticas neoliberales, observa atentamente este plan, que tiene el volumen y los alcances que sólo la primera potencia del mundo puede encarar, no obstante lo que importa es analizar el rumbo de la política económica que se quiere tomar de cara al abordaje de la situación de crisis generada por la pandemia y particularmente por la política fiscal que se va a implementar.

En nuestro país, y tal como analizamos en nuestro Informe del mes de mayo del corriente año, asistimos a un notable crecimiento de la recaudación tributaria nacional, lo que sumado al fuerte ajuste del gasto público, le ha posibilitado al gobierno lograr un déficit fiscal primario muy inferior al presupuestado. Para todo el año 2021 se había calculado un déficit de $ 1,6 billones y en el primer cuatrimestre ascendió a sólo $ 192.000 millones, lo que significa que en un tercio del año sólo se registra el 12,2 % del total previsto. Dicho desempeño se explica principalmente por un notorio ajuste en el gasto salarial de la administración pública nacional y de las jubilaciones.

 En el tema dólar el Banco Central acumula más reservas por el saldo positivo de la Balanza Comercial, que según un informe del Grupo de Estudios de la Realidad Económica y Social (GERES), al mes de mayo, las reservas netas del BCRA ascendían a U$S 7.873,00 millones, de las cuales U$S 4.090,00 millones son liquidas y U$S 3.783,00 millones en oro, ascendiendo las reservas totales a U$S 41.872,00 millones, incluidas entre ellas moneda china, depósitos de terceros registrados en la Contabilidad del Banco Central y otros activos.

La recaudación tributaria nacional en los cinco meses transcurridos, enero-mayo/2021, ascendió a $ 3,9 billones, lo que significa un crecimiento interanual del 68,00 %.

 La persistencia de los altos niveles de inflación mensual, explican que la recaudación tributaria por el Impuesto al Valor Agregado (IVA-DGI) haya crecido en un 51,20 %, siendo este el concepto que registra el mayor volumen de recaudación tributaria en Argentina. Resulta por ello evidente que la inflación es un verdadero impuesto directo que se descarga sobre la población, en tanto las finanzas del Estado Nacional se ven favorecidas con un crecimiento interanual del 90 % y de igual modo las 24 jurisdicciones federales, incluida la CABA, dado que el crecimiento interanual de los recursos de coparticipación federal de impuestos creció un 63,50 %. 

Por su parte la Dirección Provincial de Rentas en su página web suministra información que nos permite conocer que en los cuatro primeros meses del año 2021, la recaudación tributaria provincial ya representa el 58,80 % del total recaudado en todo el año 2020.

En la economía real del país está en curso el conflicto por la prohibición de exportación de carne, el gobierno argumenta que debe intervenir para evitar que los precios internacionales continúen arrastrando los precios internos, los que se han encarecido de tal modo que hizo bajar abruptamente el consumo per cápita.

 En Jujuy, en una de las bases principales de la economía de la producción de bienes, azúcar refinada, se dio inicio a la zafra en el Ingenio Ledesma, en tanto que en materia de obra pública se avanza en el nuevo trazado de la ruta 34, así como en una parte de las rutas provinciales.

(*) Presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (C.P.C.E.) Jujuy    

Ultimas Noticias
Otras Noticias
OPINION

Jujuy sigue eligiendo vivir mejor

| comentarios

OPINION ENFOQUE

Geología: la Ciencia de la Tierra y su rol esencial

| comentarios

OPINION ENFOQUE

6 de junio, Día de la Ingeniería argentina

| comentarios

OPINION ENFOQUE

Aniversario de la Facultad de Ingeniería de la UNJu

| comentarios