Detienen al barbero acusado de asesinar a su pareja

Se trata del sujeto identificado como José Antonio Rangel Moyeton, de 28 años de edad y nacionalidad venezolana, quien fue capturado en horas de la noche por efectivos de la división Homicidios de la policía en un hotel ubicado en la esquina porteña de Castelli y avenida Rivadavia, donde permanecía escondido.

 Rangel Moyeton era buscado como el principal sospechoso del femicidio de su pareja, asesinada de más de 20 puñaladas con una cuchilla el domingo pasado en su departamento ubicado en la planta baja del edificio de la calle Yerbal 2984, en el barrio de Flores.

 El joven peluquero es el principal sospechoso del femicidio de su pareja llamada Mayerling Mariana Blanco Bravo, de 25 años, también venezolana y de profesión esteticista, quien fue encontrada asesinada el domingo cerca de las 19:30 en ese departamento.

 El detenido convivía en el lugar del hecho con Mayerling y con el hijo de ambos de 3 años de edad, quien fue testigo del crimen de su madre.

 Los policías fueron alertados sobre la presencia de mujer herida de arma blanca y al arribar al lugar, la hermana de Rangel les dijo que al llegar al departamento se cruzó con su hermano, quien se retiraba junto a su hijo de 3 años y le dijo que se iba porque había mantenido una discusión con su pareja.

 Señaló también que al ingresar a la vivienda notó algo de desorden pero no encontró a su cuñada, pero fue su sobrino de 3 años quien le dijo que su papá había acuchillado a su mamá.

 La mujer volvió a revisar la habitación y ahí sí encontró a su cuñada ensangrentada y ya sin signos vitales, tirada entre dos camas y debajo de unas sábanas y presentando varios cortes; además, junto a su cuerpo había una cuchilla con manchas de sangre.

 

Ver más:
Ultimas Noticias
Otras Noticias
POLICIAL DETUVIERON TRES A TRES LADRONES

Operativo policial en barrio San Pedrito

| comentarios

POLICIAL

Banda de cuatreros detenidos en Rodeito

| comentarios

POLICIAL VENIAN COMETIENDO VARIOS ILICITOS

Detuvieron en Palpalá a ocho motochorros 

| comentarios