Informe de coyuntura

Por Blanca Juárez (*)

Los problemas que ha generado la guerra tras la invasión de Rusia a Ucrania se evidencian en las más diversas regiones del mundo y particularmente impactan en la economía de los Estados Unidos de Norteamérica. Un indicador clave es que el precio del petróleo sigue en alza y podría llegar a US$175 dólares por barril a fines del año 2022. Según se analiza en centros de estudios de renombre internacional en la economía mundial se avizora una profunda recesión para los años 2022 y 2023 y en particular en EEUU el indicador de inflación registra en abril un 8,3 % interanual, lo cual implica que en este país se puede ingresar a un cuadro de estanflación, es decir, estancamiento en el desarrollo con alta inflación, en relación al objetivo de detener el proceso inflacionario la tasa de interés , que era del cero por ciento anual en el año 2020 por la pandemia, en marzo de este año 2022 se elevó al 0,25 % anual y a comienzos del mes de mayo se subió al 0,75 por ciento anual. Por otro lado en China, la segunda economía del mundo, se anunció en mayo pasado la recuperación de la producción industrial, el aumento del comercio con el mundo y altos niveles de inversión extranjera directa (IED) así como valoración de las acciones de las empresas chinas que cotizan en la Bolsa de Nueva York. Este es el cuadro de la contradicción entre ambas potencias que esta por detrás de la tensión geopolítica, particularmente en lo que se refiere al rol de ambos países en América Latina. 

En la Argentina la repercusión de la guerra en Ucrania y el involucramiento directo e indirecto de países de Europa y EEUU en el conflicto también tiene consecuencias, particularmente en materia energética, no sólo por el precio de los combustibles sino por la imposibilidad de lograr el abastecimiento del gas necesario para la industria y el consumo domiciliario. Asistimos a una crisis en el área del Ministerio de Producción por este tema que llevo a la renuncia del Ministro de Producción.

Por el lado de la inflación interna asistimos a un grave cuadro de impotencia para dominar el flagelo y no faltan opiniones que se inclinan para fundamentar que el gobierno actúa como un observador al que le interesa más el alto nivel de la recaudación tributaria, la que al mes de mayo pasado registró un record de aumento real, es decir ingresos tributarios por encima del nivel general de la inflación, esto es así toda vez que a mayo la inflación interanual fue del 54,5 por ciento, en tanto la recaudación tributaria nacional creció un 64,5 por ciento, es decir un crecimiento del 10 por ciento en términos reales. En los primeros cinco meses del año en curso la inflación acumulada registra un 29,8 por ciento, siendo así la más elevada desde el año 1991 para este periodo. En la estructura tributaria de argentina los impuestos al consumo representan el 43,8 % del total recaudado neto, sin contar los aportes y contribuciones a la seguridad social, siendo así una de las estructuras impositivas más regresivas del mundo, en los países centrales la estructura tributaria está basada principalmente en impuestos a las ganancias, al patrimonio, a la renta inmobiliaria y a la herencia.

Lo dicho en materia tributaria se expresa en la recaudación tributaria nacional que en el periodo enero-mayo de este año ascendió a $ 6,5 billones de pesos y la distribución por clasificación presupuestaria fue de un 42,5 por ciento para la Administración Nacional, un 21,05 para la Seguridad Social y un 36,45 % para las Provincias y CABA.

En el caso de la Provincia de Jujuy lo señalado respecto9 al aumento real de la recaudación tributaria nacional se expresa en un aumento considerable de la coparticipación federal de impuestos, la que al mes de mayo de este año 2022 ascendió a $ 54.927 millones, o sea un 64,5 por ciento superior respecto a igual período del año 2021, en el que se había percibido $ 33.407 millones. A esto se suma el desempeño positivo de la Dirección Provincial de Rentas que hasta el mes de mayo incrementó la recaudación de los tributos provinciales en un 75,6 por ciento, llegando la recaudación a la suma de $ 10.082 millones de pesos.

En la economía de la producción mayo ha sido el mes del inicio de la zafra azucarera y continúa observándose un importante crecimiento del flujo turístico, lo que está permitiendo recuperar una cantidad importante de fuentes de trabajo de todas las actividades vinculadas al sector. Un problema grave de la actividad económica pasa en estos momentos por el desabastecimiento de combustibles, particularmente del gas-oil, insumo imprescindible para la producción y el transporte, de no resolverse en el corto plazo corren peligro diversas ramas de la producción y servicios y se afectara en nivel del crecimiento del Producto Bruto Geográfico.

(*) Presidenta del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy  

Ultimas Noticias
Otras Noticias
OPINION LENGUAJE INCLUSIVO EN ESCUELAS

¿Será verdad que lxs chicxs no van a entender lo que leen?

| comentarios

OPINION ENFOQUE

23 de junio: Día Mundial de la Mujer en Ingeniería

| comentarios