Transporte Público de Pasajeros, un problema sin fin en Jujuy

SE ESTUDIAN MEDIDAS DE FUERZAS

Desde enero hasta la fecha, los conflictos entre choferes y patrones no han dejado siquiera un mes de tranquilidad para los usuarios, que aun pagando a rajatabla tarifas cada vez más caras siguen sin percibir un servicio de calidad.

Con medidas de fuerza sobrevolando una vez más, el habitual pasajero de colectivos ya ni se inmuta ante la posibilidad de verse obligado a buscar alternativas para circular por la ciudad. Asimila con impotencia la repetición cíclica del eterno conflicto del transporte.

Cuando los particulares empatizan más entre ellos que con el propio gobierno que dice defenderlos, hay sobrados indicios de que la administración pública opera cuando menos mal. El pueblo trabajador lastimosamente ha aprehendido a convivir con la protesta, no existe familia argentina que subsista al día 20 de cada mes sin haber cobrado, los viajeros entienden el dolor de los manifestantes: ambos son los eslabones débiles en una cadena sin equilibrio de poderes.

Un problema tan repetitivo, tan sistémico, que el patrón resulta predecible:

* Llega el cinco de cada mes y UTA convoca una conferencia.

* Los empresarios alegan recaudación insuficiente, requieren más subsidios.

* Culmina la quincena, el gremio lanza una advertencia de paro.

* El gobierno provincial dicta conciliación obligatoria y culpa a Nación por la desigual repartición de subsidios.

* Si UTA acata la conciliación las medidas de fuerza son suspendidas, caso contrario la totalidad del servicio es suspendido.

* Nación termina por depositar los fondos, las empresas giran el dinero y todo vuelve a ser un circulo vicioso.

El ciclo se ha repetido de manera casi idéntica desde hace al menos dos años, siendo la primera consecuencia grave el recordado paro de seis días corridos durante julio de 2019. Un hecho sin precedentes que tuvo cautivos a 160.000 usuarios (diarios), generando pérdidas extraordinarias para el rubro transporte y todas las actividades relacionadas.

A pesar del escandaloso antecedente, el esquema deficiente de recaudación insuficiente - subsidios a destiempo - salarios atrasados, no fue modificado por funcionario alguno. No fueron pocos los usuarios y sindicalistas que se preguntaron ¿Para qué existe la secretaría de Transporte? ¿Falta voluntad política? ¿Por qué los empresarios siguen sin rendir cuentas? Los organismos encargados de defender al usuario CODELCO y PROCONSUMER presentaron varias denuncias considerando el daño que genera un servicio esencial no garantizado. No obstante los pasajeros debieron someterse en al menos dos oportunidades al incremento tarifario definido por el Concejo Deliberante.

La municipalidad de San Salvador como órgano de contralor fue cuestionada, la idea de autorizar de manera improvisada a los taxis amarillos como alternativa no fue bien vista por los trabajadores del volante, pero se entendía no pasaría más allá de una medida de contingencia. Desde el Concejo Deliberante tienen durmiendo entre sus manos una solución de fondo probablemente más efectiva ¿En qué quedó el Ente Interinstitucional del Transporte? En el medio la pandemia no ayudo a facilitar la situación, con una innegable caída de la recaudación por boleto.

Ultimas Noticias
Otras Noticias
JUJUY PARA MEJORAR LA PRODUCCIÓN Y LA INSERCIÓN LABORAL

Capacitan sobre manejo y acoplamiento seguro de implementos agrícolas

| comentarios