Tati, ante el renovado desafío que su voz exprese lo singular y lo colectivo

Tati Domínguez, una joven jujeña y voz del folklore argentino que a sus 20 años emprende su camino como solista, se presenta como comprometida con las problemáticas que atraviesan las mujeres y por ello, explica, en 2020 se integró a Ñañakunay, una comunidad de Músicas de Jujuy surgida en el contexto del aislamiento social obligatorio en medio de la ola de cinco femicidios registrados en 33 días entre septiembre y octubre en la provincia.

"La cultura patriarcal y colonizadora nos oprime, en cualquier ámbito que habitemos. Frente a esta terrible situación que vulnera nuestras vidas y derechos, abrazamos a nuestras hermanas en un camino colectivo que impulsa el deseo de transformar nuestra realidad al grito de: libres y vivas nos queremos", pronuncian Domínguez y las músicas que integran ese espacio.La agrupación Ñañakunay busca "generar conciencia a través de sus mensajes musicales; que interpela, visibiliza, reflexiona y expresa; que persigue los derechos cercenados y que abraza las diversidades".

Con esa meta, Tati Domínguez ha subido a múltiples escenarios y se ha hecho acreedora de galardones como artista revelación y también de menciones honoríficas por su tarea social y cultural en defensa de las tradiciones y costumbres gauchas, como ser en el 10° Homenaje a la Mujer Gaucha Jujeña.

Ultimas Noticias
Otras Noticias
SUPLEMENTOS

Cómo garantizar la renovación del aire 

| comentarios

SUPLEMENTOS

Mujeres en ciencias duras: un desafío de muchos años

| comentarios

SUPLEMENTOS

Aulas en positivo: el humor como herramienta pedagógica

| comentarios