La Reunión Secreta de Belgrano 

Por el Instituto Belgraniano de Jujuy

Una vez terminada su misión diplomática en Europa y de regreso a Buenos Aires, el Congreso solicita su experiencia como diplomático y es llamado al Congreso de Tucumán, Belgrano se presentará a éste, el 6 de julio con una propia visión, dando una nueva alternativa a la propuesta de nombrar a un príncipe europeo en un nuevo sistema monárquico y suavizar la rigidez de la postura de la "Santa Alianza", la que estaba compuesta por Rusia, Prusia, Austria y España que sostenían al régimen absolutista y la que tampoco aceptaba la propuesta de un príncipe europeo, exigiendo volver al régimen imperante hasta 1789, tal lo expresado en el Congreso de Viena.

 El pensamiento de Belgrano determinado por un espíritu práctico y ante la no posibilidad de opciones frente a una situación sin vueltas, siendo de pensamiento republicano tal lo expresado en su campaña al Paraguay, que defendía la "Federación de Estados" como forma de gobierno, ahora sin posibilidad de acción ni opciones intenta una variante que superará la crisis instalada en una anarquía sin salidas, con el agravante de la inminente invasión portuguesa. La propuesta de una "monarquía temperada" regida por cortes al modelo inglés, frente a una realidad insalvable de los primeros países europeos; era el camino más práctico y posible, pero señalaba una variante constitucional que limitaba al poder absoluto con un régimen de cortes, variando el esquema con la presentación de un rey americano, abortando de plano la posibilidad de un monarca extranjero sea español, inglés o portugués con la participación de la Santa Alianza.

 Durante la gestión de Posadas, el Directorio había intentado negociar con la corona española una autonomía territorial (tal lo previsto en la Constitución de Cádiz), con su dependencia a Fernando VII; y en la gestión de Alvear, su propuesta fue la de ser un "protectorado" más de la corona británica en razón de los pactos realizados entre Inglaterra y España, los que fracasaron ante la intransigencia de Fernando VII que con tozuda rigidez insistía en su trato colonial dando por tierra cualquier variante, opción que se fortalecerá luego del triunfo sobre Napoleón y la formación de la "Santa Alianza" con el resto de las monarquías europeas. 

 El pragmatismo de Belgrano indicaba a la "Monarquía Constitucional Atemperada" como una salida viable y de coyuntura para la Nación en las complejidades presentes, era el mismo sentido práctico de oportunidad cuando el 25 de mayo de 1810, se había realizado la acción revolucionaria con la "mascará de Fernando VII" como propuesta política y para 1812 en nuevas circunstancias, presentará la Bandera Nacional como símbolo indubitable de soberanía haciendo caer la máscara fingida.

Para el pensamiento reposado de nuestros días, esta postura de la monarquía constitucional parecería incongruente o fuera de lugar, pero en aquel momento tuvo un sentido y un contenido pragmático al igual que la Máscara de Fernando en 1810.

LA MONARQUÍA CONSTITUCIONAL ATEMPERADA

La propuesta cambiaba la imagen del poder absolutista con la división de poderes dado por el funcionamiento de las cortes con seriedad y justicia en forma objetiva, podía cambiarse en el futuro desarrollo de la sociedad, que siendo éstas de convicción republicana podrían tener su realización en tiempos mejores, según la oportunidad y legitimidad de este sistema, cuyo ejemplo también lo había observado en el régimen inglés, donde las garantías individuales se habían visto aseguradas. 

Pero la gran diferencia de Belgrano en su propuesta, era la de coronación del inca, ocurrencia que de inmediato corrió como fuego propagándose en el Perú y en todas las poblaciones ocupadas por los ejércitos realistas, cundiendo el entusiasmo en la restauración incaica atrayendo a la resistencia y provocando la deserción en las filas enemigas, cuya composición en su mayoría era indígenas con un marcado sentimiento guardado en el recuerdo de la reivindicación como raza sujeta y explotada por los borbones, estando cerca el recuerdo de Túpac Amaru.

El objetivo final de Belgrano fue otorgar integridad geográfica y política al territorio de América, basado en una historia común y sobre todo en una vocación independentista, poniendo en valor la soberanía original de estas tierras, buscando la integridad continental de las Provincias Unidas de América del Sur, como finalmente lo definió el Congreso de Tucumán.

La revolución por la independencia tuvo un sentido americano y la causa era la misma en todo el continente. No solo se trataba de cambiar la dominación colonial, sino fundar una nueva sociedad que reivindicara una identidad nacional en el principio de sus orígenes indoamericanos, cuya perspectiva se resumía en la unión continental y la lucha por la igualdad, tal la de los pueblos de la América Grande. 

Tres días mas tarde se declaraba la Independencia de las Provincias Unidas de Suramérica de los Reyes de España, sus herederos, suMetrópolis yluego de toda dominación Extranjera.

Fuente: Libro de Luis Grenni y Joaquín Carrillo - La Independencia de las Provincias Unidas de Sur América -La Patria Grande Inconclusa-

Ultimas Noticias
Otras Noticias
OPINION

Informe de coyuntura

| comentarios

OPINION ENFOQUE

Septiembre, mes de homenaje a los actores educativos

| comentarios

OPINION INSTITUTO NACIONAL DE CINE Y SECRETARÍA DE CULTURA

Convenio para impulsar el trabajo coordinado entre el INCAA y Enerc Noa

| comentarios

OPINION ENFOQUE

8 de septiembre: Día Internacional de la Alfabetización

| comentarios