Fernández defendió a los movimientos sociales y reavivó la interna con Cristina

TAMBIÉN D'ELIA, GRABOIS Y MOVIMIENTO EVITA LA CRITICARON

Buenos Aires - El presidente Alberto Fernández rechazó las críticas de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, contra las organizaciones sociales y afirmó que "el problema de la Argentina no está en los necesitados", aunque reconoció que algunas agrupaciones hacen "picardías".

"El problema de la Argentina no está en los necesitados, definitivamente, sino que la Argentina crezca. Tenemos que crear muchos más empleos para que los que hoy reciben un plan social puedan ser empleados formales y gozar de todos sus derechos", sostuvo el mandatario.

Al encabezar el lanzamiento del Foro Mundial de Derechos Humanos en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada, el jefe de Estado destacó el rol de las organizaciones sociales, que "han trabajado denodadamente para que la Argentina no explote". "Acuérdense, hagan memoria. Cuando llegamos, la verdadera discusión era cuánto tiempo iba a pasar para que hubiera un estallido social, el primer saqueo, que la gente se levantara para demandar comida. Nada de eso pasó porque las organizaciones sociales estuvieron acompañándonos, al lado de los más necesitados, no se llevaron la plata de los más vulnerables", indicó.

"Le quiero agradecer a las organizaciones sociales que estuvieron al lado nuestro ayudándonos a contener definitivamente a esos sectores vulnerables llevando solidaridad y compromiso donde no existía", señaló. Y añadió: "Quiero agradecérselo aún cuando algunas hagan picardías, que nosotros no convalidamos. Lo que no es bueno es generalizar".

Alberto Fernández recogió el guante tras los cuestionamientos de Cristina Kirchner y reconoció: "Tendremos que tomar las medidas que haya que tomar para ordenar el Estado en lo que sea necesario ordenarlo y pueda acompañar el crecimiento".

"Les pido que no cedamos, que sigamos firmes en nuestras convicciones, que nada nos confunda, que nuestras diferencias no nos hagan decir cosas a veces injustas y que estemos muy unidos", concluyó el Presidente, en un claro mensaje dirigido a la vicepresidenta y el sector más duro del Frente de Todos.

La titular del Senado había vertido duros conceptos sobre las organizaciones sociales durante un acto de la CTA. "El peronismo no es depender de un dirigente barrial para que me dé el alta y la baja", había lanzado la ex mandataria.

Además, ayer el ministro bonaerense, Andrés "cuervo" Larroque, había acusado al Movimiento Evita de "pactar un ajuste" con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para no entregar la cuarta cuota del IFE.

Frente a esta coyuntura, una de las voces afín al oficialismo que salió al cruce fue la de Luis D'Elía. El histórico dirigente social aliado del kirchnerismo le respondió por redes sociales a Cristina: "Flojita de memoria y de agradecimiento @CFKArgentina nos declaró la guerra a todos los movimientos sociales de la Argentina en general y a los kirchneristas en particular mientras la @CTAok de @HugoYasky la aplaudía. Ni una sola palabra de apoyo a @alferdez", disparó.

Luego en un reportaje con radio Delta indicó: "Es suicida lo que está haciendo y no me quiero suicidar con ella".

Mediante un comunicado, la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), a cargo de Juan Grabois, le respondió a Cristina Kirchner: "Pudimos ver como en la pandemia todo y cada uno de ellos se inscribieron a una ayuda de emergencia. No por eso son vagos y planeros". "En todo caso, lo que les hace falta son derechos y un ingreso suficiente para vivir con dignidad", dice el texto.

Mientras el Movimiento Evita publicó en sus redes sociales que lamentan "que parte de la dirigencia política sea incapaz de entender la realidad del trabajo en el siglo XXI", que quedó al descubierto tras la entrega del IFE en el marco de la pandemia por coronavirus.

Ultimas Noticias
Otras Noticias
NACIONAL EN UNA SESION DEL SENADO

Snopek casi termina a las trompadas con Naidenoff 

| comentarios