Volcán de La Palma genera la tercera boca y dos nuevas coladas de lava

 YA AFECTÓ A 1.005 EDIFICACIONES

Madrid - Dos nuevas coladas emergieron del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, de una nueva boca que ha surgido durante la noche, informaron ayer fuentes del Instituto Geológico y Minero de España (IGME). Las nuevas coladas han sido observadas por miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y del IGME, y en un video hecho público en las redes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) se señala que esas coladas avanzan por dos barrancos y la pregunta es si convergerán con la colada principal. Estas nuevas coladas están a la izquierda de la principal, se agrega en el video.

La lava emitida por el volcán desde el inicio de su erupción el 19 de septiembre cubre 709 hectáreas, incluido el terreno que ha ganado al mar desde la noche del día 28, y ha afectado a 1.005 edificaciones, de las cuales 870 han quedado destruidas. Así figura en la última actualización del sistema de satélites europeo de monitorización terrestre Copernicus, con datos recabados en la madrugada de este viernes.

También ha aumentado en comparación con el anterior recuento -realizado en base a mediciones efectuadas el 29 de septiembre a las 11.36 horas UTC-, el número de kilómetros de carreteras afectados en la isla, ubicada en el archipiélago atlántico de las Canarias, ahora 30,2, de los cuales 27,7 kilómetros han sido destruidos por el paso de la lava. La superficie ocupada por la ceniza caída se extiende por 3.172,9 hectáreas.

La lava, que fluye continuamente hacia el mar, formó una lengua que gana con velocidad terreno al agua y ya alcanza las 20 hectáreas de superficie. El volcán sigue expulsando lava que continúa cayendo al océano Atlántico por la costa oeste de La Palma, tras recorrer seis kilómetros de distancia que ha arrasado con todo a su paso.

"Siguen los ríos de lava descendiendo por el canal de lava hacia el mar (...), estamos en una fase de estabilidad", detalló David Calvo. Unas 6.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares en esta isla de 85.000 habitantes. El contacto de la lava con el mar no ha producido de momento los efectos que más se temían, como explosiones u oleaje de agua hirviendo, aunque sí desprendimiento de gases potencialmente tóxicos. "La erupción no ha afectado a la calidad del aire, que es perfectamente respirable", tuiteó el Cabildo de La Palma, el gobierno de la isla.

"La inhalación o el contacto con gases ácidos y líquidos puede irritar la piel, los ojos y el aparato respiratorio y causar dificultades al respirar", había advertido el Involcan.

Ver más:
Ultimas Noticias
Otras Noticias