Jueves 19 de Setiembre del 2019



La Quebrada de Humahuaca: sabores de la Pachamama

La gastronomía jujeña se disfruta de maneras especiales con cada uno de los sentidos, como un comensal más o por qué no, como cocinero.

26/03/2016


 Rosendo y Orlando Martínez, músicos de la peña de Chuspita en Tilcara.
Rosendo y Orlando Martínez, músicos de la peña de Chuspita en Tilcara.

 La gastronomía jujeña se disfruta de maneras especiales con cada uno de los sentidos, como un comensal más o por qué no, como cocinero. En distinguidos restaurantes, en la mesa de algún hogar o en un puesto del mercado, sea cual sea la manera elegida, sin dudas será acompañada por los increíbles paisajes jujeños.

En la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio de la Humanidad, la gastronomía es el camino para llegar al encuentro personal con la naturaleza y la cultura.
De la mano de sus vegetales, granos y especias, la Pachamama y los lugareños dan la bienvenida a todos.
El viento cálido acerca el aroma de las tortillas mientras se están cociendo a las brasas, anunciando la llegada del mate, que se siente diferente con unas hojas de cedrón o rica-rica. Sea para el desayuno, quizás la merienda o tal vez cualquier hora del día, aquí el pan es casero y se come calentito acompañado con un exquisito queso de cabra.
Los sabores jujeños se usan en la cocina de manera cotidiana. Los productos y técnicas culinarias ancestrales son rescatados y mantienen vivas recetas y formas de cocción que vale la pena aprender. Acá no hay conservantes ni enlatados, la comida va “de la tierra al plato”, la mayoría de verduras se usan deshidratadas y lo gourmet toma sus raíces para modernizarse.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.