Viernes 06 de Diciembre del 2019



El turismo rural para sentirse un jujeño más

Levantarse temprano con los primeros rayos solares que comienzan a iluminar los picos de los cerros multicolores, escuchar el canto de los pequeños pájaros típicos de la región quebradeña que revolotean entre los árboles frutales en medio de los rastrojos...

07/11/2015


En el corral de las cabras.
En el corral de las cabras.

Tener la posibilidad de desarrollar una tarea en la huerta, aprender a ordeñar y pastar las cabras en terrenos pedregosos y cardonales, descubrir y degustar los múltiples sabores de las comidas regionales, son oportunidades únicas y encantadoras que transcurren entre costumbres, tradiciones, historias, leyendas y vivencias de las familias en la Quebrada de Humahuaca.

La posibilidad de sentirse una persona más que vive en el campo, en permanente contacto con la naturaleza, entre cerros, quebradas y un eterno silencio bajo un cielo que la mayor parte del año permanece inmaculadamente azul, de contemplar todos los días esos paisajes únicos y sorprendentes que no dejan de maravillar en el norte jujeño, o de vivir con lo justo y necesario generalmente producido por uno mismo con esfuerzo y trabajo en la tierra, en el corral o en la cocina de la humilde casa levantada con adobes, es una experiencia impagable, única y colmada de belleza, satisfacción y placer para alguien que llega desde las grandes ciudades del país o inclusive para el mismo jujeño que reside en la Capital o en otras comunas centrales de las Yungas.
Con la muy buena y permanente predisposición de las pocas familias que conforman comunidades dispersas establecidas a los pies y en medio de los cerros quebradeños, vivenciar en todo momento la cotidianeidad de ellos por un par de jornadas, sentirse si se quiere, un poblador más, dueño y protector de toda esa belleza que brinda la naturaleza y de las costumbres y tradiciones ancestrales heredadas de generación en generación, está al alcance de todos los visitantes que quieran llegarse hasta la Quebrada. Con respeto y calidez, alojarse en una casa rural, ayudar con las tareas cotidianas, aprender de las familias y disfrutar de las costumbres es tan entusiasta y placentero como degustar la amplia gastronomía típica de la región con productos de la zona.




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.