Miércoles 18 de Setiembre del 2019



PROCESO DE ENSEÑANZA

La evaluación formativa en la escuela

La evaluación educativa no refiere únicamente a ponderar el accionar de los estudiantes, sino también al de los docentes, ya que sus resultados involucran a todo aquel que interviene en el proceso de enseñanza y aprendizaje, incluida la familia.

19/03/2018


 La evaluación educativa no refiere  únicamente a ponderar el accionar  de los estudiantes, sino también al de  los docentes, ya que sus resultados  involucran a todo aquel que interviene en el proceso de enseñanza y  aprendizaje, incluida la familia. 

Desde hace décadas se ha aportado  información a la literatura conceptual con respecto a la evaluación formativa, enfatizando en su función  motivadora y orientadora, pero descartando la acción sancionatoria. Si  la característica formativa de la evaluación ha estado en muchos documentos y opiniones desde hace tantos años, ¿de qué sirvió implantar la  evaluación continua, cuando los profesores siguen instalados en las viejas prácticas evaluadoras?. Lo que  quiere decir que la principal dificultad de la evaluación no está en las  normas, sino en la concepción que se  tiene de estas y de su práctica en el  aula, ya que a veces se es reacio a la  innovación, a la capacidad investigativa y el dominio temático.
En la actualidad, la evaluación es  referida desde unas dimensiones y  unos propósitos enfocados hacia el  no culpar al estudiante de sus resultados, sino a crear estrategias para  mejorar, cambiando un poco el paradigma en el sentido de entender la  evaluación como el proceso que nos  dice si lo que estamos haciendo está  bien o no. 
Exhorta a tomar conciencia del papel protagónico del docente, en  cuanto al desarrollo de estrategias  que permitan entender la situación  cognoscitiva en que se encuentran  los estudiantes, para tomar acciones  encaminadas a transformar sus desempeños escolares en resultados  significativos.
Hoy se requiere una evolución de la  praxis en función del acto escolar;  dar un giro a las viejas prácticas educativas, buscando su transformación.  Para ello es necesario cambiar el paradigma educativo hacia la innovación: la necesidad de arriesgarse a  pasar de lo predecible hacia lo impredecible, venciendo el temor al  cambio. 




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.