Jueves 19 de Setiembre del 2019



En Jujuy se vive el Inti Raymi

Un rito milenario invita a compartir la vigilia de la noche más larga del año para recibir los primeros rayos del sol y renovar la energía en el hermoso paraje de Huacalera, a 2.600 m.s.n.m.. Participar en esta fiesta es descubrir un legado cultural de nuestros ancestros muy valioso por su fuerte contenido ritual y simbólico.

18/06/2016


 Un rito milenario invita a compartir la vigilia de la noche más larga del año para recibir los primeros rayos del sol y renovar la energía en el hermoso paraje de Huacalera, a 2.600 m.s.n.m.. Participar en esta fiesta es descubrir un legado cultural de nuestros ancestros muy valioso por su fuerte contenido ritual y simbólico.

Conocido como “Inti Raymi” o "Fiesta del Sol", es una celebración incaica milenaria centrada en dejar atrás la oscuridad de la noche más larga del año para llenarse de la luz y energía del sol naciente, que se cumple durante el solsticio de invierno en el hemisferio sur, renovándose así un ancestral legado.
De esta forma, cada año, con las últimas luces del día 20 comienzan a prenderse cuatro fogatas, situada cada una en un punto cardinal. Los participantes, a lo largo de toda la espera, se juntan en rondas o en grupos festejando con cantos, danzas, brindis colectivos y se rinde culto a la Pachamama con ofrendas.
El ritual no se puede realizar en cualquier sitio. Las coordenadas exactas son señaladas por el monolito que indica el paso del Trópico de Capricornio, uno de los puntos más conocidos de Jujuy por su especial energía. Allí se encenderán dos enormes fogatas para  amenizar el entorno, siguiendo la tradición heredada directamente desde los tiempos del Imperio Inca.
La baja temperatura se disipa al son de antiquísimos cánticos –mezcla de aimara, quechua y castellano antiguo- que marcan la coreografía de las danzas que encantan a todos los presentes en una ronda alrededor del fuego.
A la medianoche se celebra el Año Nuevo Solar, momento en el cual se "abre la boca" a la Pachamama para entregar las ofrendas y peticiones en lo que se conoce como Corpachada.
El paso del tiempo se aletarga conforme prosigue la ceremonia y los presentes continúan acercándose al monolito, que durante el día sirve como reloj de sol al borde de la Ruta Nacional 9, para no perderse la oportunidad de dar la bienvenida el “Tata Inti” o Padre Sol.
Atentos todos en comunión con la Pachamama y la naturaleza, un fuerte silencio antecede la aparición del primer rayo de sol sobre la sierra conocida como La Huerta. 
Es momento para que el sacerdote o Yatiri, ruegue por bendiciones con sus manos al cielo, con hojas de coca señalando los puntos cardinales. Entonces, las ofrendas se renuevan.
Poco después de las 9, el sol comienza a asomarse sobre las montañas y los brazos se extienden hacia los rayos mientras se entonan rezos en quechua, aymará y castellano. Es el final de una noche gélida, la más larga, que contrasta con la luminosidad del nuevo día y la alegría del comienzo de un nuevo año agrícola.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.