El premier italiano renunció pero espera volver al Gobierno 

Roma,-El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, renunció ayer a su cargo tras la crisis política originada hace diez días por la ruptura con uno de sus aliados y ahora busca recibir un encargo del presidente Sergio Mattarella para formar un nuevo Gobierno, con una coalición que incorpore sectores europeístas y de centro a la alianza de centroizquierda que encabeza.

Conte, quien quedará a cargo de forma interina para ocuparse de los asuntos del día a día del Gobierno, le presentó su renuncia a Mattarella en una reunión de media hora que mantuvieron en el Palacio del Quirinal, la sede presidencial.

Conte puso así fin a su segundo mandato consecutivo, iniciado el 5 de septiembre de 2019 y con el que se convirtió en el vigésimo Ejecutivo de más duración en la historia republicana del país, tras un primer Gobierno que encabezó entre junio de 2018 y agosto de 2019.

Apenas conocida la renuncia del premier, los jefes de delegación de las tres fuerzas que integran la coalición, el Movimiento Cinco Estrellas, el Partido Democrático y Libres e Iguales ratificaron su apoyo a Conte, a la espera de la incorporación de nuevos aliados que vigoricen a la mayoría y posibiliten la formación de un nuevo Gobierno con el mismo primer ministro.Según anunció el secretario general de la Presidencia Ugo Zampetti en una declaración a la prensa, Mattarella iniciará hoy a la tarde una serie de consultas políticas con los distintos grupos parlamentarios del país para evaluar sus expectativas y la cantidad de votos que cada fuerza tiene a disposición para formar un nuevo Gobierno.

En tanto, ayer distintos legisladores de centro, agrupados en torno al Movimiento Asociativo de los Italianos en el Exterior (MAIE) que encabeza el senador nacido en Argentina Ricardo Merlo, avanzaron en la formación de un nuevo grupo parlamentario de apoyo a Conte.

Ver más:
Ultimas Noticias
Otras Noticias
MUNDO Llevará consuelo a los cristianos perseguidos

El papa Francisco visita Irak con el eje en el diálogo interreligioso

| comentarios