Facultad de Ingeniería de la UNJu, el balance de otro año de intenso trabajo

ENFOQUES Por  Gustavo Lores (*)

Al finalizar el año muchas personas tenemos por costumbre, tanto en el plano individual como en el familiar, social o laboral, analizar logros y fracasos, resumir deseos, planificar o imaginar las acciones que emprenderán para que estos se cumplan. Las organizaciones del ámbito privado y muy pocas en el sector público se manejan en función de planes estratégicos que plantean horizontes de más de un año.

La Facultad de Ingeniería, como Institución, dio un paso importante en este sentido a principios de 2014, cuando se presentó una lista de setenta y dos acciones que incluyeron ideas, proyectos y acciones para el período 2014-2018 emergentes de una serie de más de treinta encuentros con los claustros. Esta idea convirtió a nuestra Unidad Académica en la primera de la Universidad Nacional de Jujuy que contó con una declaración formal, transparente y pública del rumbo elegido. En marzo de 2016 y en febrero de 2018 expusimos la evolución de los principales indicadores de Ingeniería para reflejar de manera objetiva el grado de avance de nuestra propuesta. 

La Comunidad Académica tomó nota de este modelo de gestión que defiende el bienestar de la Comunidad Universitaria y de la Sociedad frente a los mezquinos intereses de algunos dirigentes de partidos políticos que colonizan o pretenden colonizar todas las estructuras del Estado para usarlas en su beneficio. En 2018 hizo frente a los aparatos electorales de un sector del gobierno provincial y de la conducción del rectorado de la UNJu conformando una alianza en la que, de triunfar, se repartirían las partes de la Universidad Nacional de Jujuy como si fuera el botín del asalto al Banco Río de Acassuso inmortalizado en la película "El Robo del Siglo".

En abril de ese año, luego de una campaña electoral manchada por desafortunadas actitudes de altos funcionarios que evidenciaron cómo se intentó perforar la autonomía universitaria y por el uso de los recursos del Estado Nacional para financiar desde el Rectorado la campaña de las Listas de Candidatos que apoyaban el proyecto hegemónico del poder totalitario, en Ingeniería, sorprendentemente para muchos, ganó las elecciones la propuesta de Ingeniería DE TOD@S, sustentada en un plan estratégico participativo y no en la compra de voluntades ni en el reparto indiscriminado de cargos cuyos sueldos terminan siendo afrontados por la ciudadanía.

Más recientemente, en los comicios de diciembre de 2020 en los que se renovaron Consejeros Académicos y Superiores, los electores de la Facultad de Ingeniería y de importantes grupos de otras Facultades, Escuelas e Institutos de la UNJu de pensamiento independiente, dieron vuelta lo que pretendía ser el aniquilamiento de la oposición. 

Una de nuestras aspiraciones a futuro es diseñar y presentar a los organismos correspondientes, durante el próximo bienio, un programa de crecimiento edilicio y de equipamiento de la Facultad de Ingeniería. Pensando en los próximos diez años se hace necesario planificar la renovación del parque informático, la habilitación de un bar, la refuncionalización de los espacios áulicos en virtud de las nuevas estrategias para el aprendizaje centrado en el Alumno con un fuerte componente virtual y la adquisición de inmuebles propios en La Quiaca, Libertador y San Pedro de Jujuy. Asimismo, el edificio histórico de la calle Gorriti 237 requiere una restauración integral, que debe ser consensuada con las Autoridades Municipales.

Otro anhelo está vinculado con la necesaria reformulación de los planes de estudio de todas las carreras que elaboraremos durante 2021 para su puesta en vigencia en 2022. Está incluida entre nuestras aspiraciones concretar en los próximos dos años la profundización de la transferencia de tecnología al medio local que venimos desarrollando desde 2018.

Nuestras expectativas, definidas como la previsión que realizamos acerca del comportamiento de los demás y, sobre todo, de las posibilidades que ofrece una determinada situación, son razonablemente buenas. 

2020, un año signado por el aislamiento, puso en evidencia la diferencia entre los dos modelos de Universidad. La Facultad de Ingeniería no le hizo perder un solo día de clases a sus Estudiantes; concluyó el calendario académico de este año en tiempo y forma; realizó las evaluaciones con calificación desde el momento en que el Ministerio de Educación de la Nación requirió ese compromiso de las Universidades y de los universitarios; con protocolos adecuados completó el dictado presencial de las materias que así lo requirieron. El resto de la UNJu permaneció cerrada durante meses, sumida en un mar de incertidumbres que emergieron de conflictos de poder, de internas en los partidos políticos y de otras cuestiones extra universitarias.  

Es razonable esperar que la toma de conciencia por la que tanto trabajamos y que quedó reflejada en los logros que obtuvimos durante este año que finaliza con el enorme acompañamiento de Docentes y Alumnos, nos permitirá seguir creciendo en los que en los tiempos que vienen. Es el modelo que ofrecemos para la Universidad Nacional de Jujuy a partir de 2022 y al que esperamos que se sume una parte importante de la Comunidad Académica.

(*) Gustavo Lores. Decano de la Facultad de Ingeniería e la UNJu 

Ultimas Noticias
Otras Noticias
OPINION La producción sufrió una drástica disminución en Jujuy

Perspectivas sombrías para el tabaco en el norte argentino

| comentarios

OPINION ENFOQUE

Informe de coyuntura

| comentarios