Pasión y descontrol en el último adiós a Maradona

Buenos Aires - Después del impacto mundial que significó la confirmación de la muerte de Diego Armando Maradona, un país conmovido le brindó ayer el último adiós a su gran ídolo deportivo, sea presencialmente en la Casa Rosada, donde hubo desbordes y graves incidentes, o con homenajes en distintas ciudades de la Argentina y constantes muestras de afecto a través de las redes sociales.

Las diez horas -finalmente ocho- que determinó la familia de Maradona junto al Gobierno nacional para que la gente pudiera despedirse del "Diez" no bastaron y provocaron un desborde con incidentes, balas de goma y gases lacrimógenos entre la Policía Federal y los fanáticos que se volcaron masivamente a la calle. Incluso, en gran parte del velatorio popular, el uso de barbijos y la distancia de seguridad obligatoria en medio de la pandemia de coronavirus, casi no existieron.

En la puerta de la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández y su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero acompañaron el féretro hasta el coche y le dieron su último adiós. El Presidente aseguró que los desmanes ocurrieron "por la desesperación de algunos. Si no organizábamos el velorio todo hubiera sido peor, era imparable", dijo. Horas más tarde, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, lamentó que el oficialismo haya intentado "politizar" la cuestión y aseguró que el operativo fue organizado por la Casa Rosada.

Una multitud de fanáticos despidió al ex capitán de la Selección. Algunos siguieron al coche fúnebre durante parte del trayecto en motos y autos particulares. Otros miles lo saludaron al pasar, parados al borde de la autovía.

La ceremonia en el cementerio de Bella Vista fue íntima. El féretro fue llevado hasta su lugar de descanso por Guillermo Cóppola, sus hijas Jana, Dalma y Gianinna, su ex mujer Claudia Villafañe y también por dos de sus hermanos, Raul "Lalo" y Rita "Kitty" Maradona. También estuvieron sus sobrinos Walter "El Chino"

Ultimas Noticias
Otras Noticias
NACIONAL Massa se mete en la discusión con el FMI

"No vamos a permitir que se imponga un ajuste"

| comentarios