Hallaron asesinada a una enfermera

 La mujer tenía 74 años de edad, estaba maniatada y presentaba signos de asfixia y su vivienda se encontraba desordenada, además, los vecinos señalaron que al momento del hecho habían escuchado que de ese inmueble provenían ruidos fuertes no habituales. 

 La víctima, enfermera de 74 años de edad, fue encontrada asesinada con signos de asfixia y maniatada en la habitación de su casa ubicada en la localidad bonaerense Ciudad Evita y los investigadores sospechan que fue víctima de un robo, ya que la vivienda estaba desordenada.

 El hallazgo se produjo en horas de la mañana, cuando vecinos de la víctima denunciaron a la policía que se escuchaban ruidos fuertes en la vivienda de Layarreta al 4100.

 Al llegar al lugar, el personal policial encontró en el domicilio a Nilda Alejandra Masso, de 74 años de edad, muerta en el piso de su dormitorio, boca abajo, con un pañuelo en su boca y atada de pies y manos.

 Según se informó, la víctima, quien vivía sola y trabajaba como enfermera, tenía claros signos de haber sido asfixiada y que previamente había sido "muy golpeada" por el o los asaltantes.

 El dato clave que manejan por el momento los investigadores se basa en las imágenes aportadas por las cámaras de seguridad de la zona, en las cuales se observa a dos hombres cuando salen de la vivienda a las 5:38 de la madrugada, momento en el que se habría producido el hecho, a paso tranquilo, con bolsos y mochilas, por lo que ambos son intensamente buscados por los pesquisas.

 En ese sentido, se hizo saber que la principal hipótesis que se manejaba en esos momentos es la de un homicidio durante un robo, debido a que la casa lucía desordenada y no se logró hallar el teléfono celular de la víctima. Pero por ahora es sólo una hipótesis.

LA LLAMADA DE ALERTA

 Previamente, Claudia, una mujer que vive en la casa aledaña a la de la enfermera asesinada mandó un mensaje a las 5:16 a un grupo de Whatsapp vecinal alertando por "ruidos raros" en la casa de Alejandra Masso.

 "Gente, sentimos ruidos raros en la casa de Ale y a los perros ladrando. A ver si alguien se puede asomar para ver si hay algo raro. Ya la llamé y ni me atiende", envió la mujer a sus vecinos.

 Ante ese mensaje, uno de los residentes del barrio se dirigió a la puerta de su casa, le tocó timbre y llamó a viva voz a Alejandra, pero no obtuvo respuesta.

 Por lo tanto, los vecinos llamaron al 911 y acudieron a una amiga de la enfermera, María Isabel, quien poseía una copia de la llave de su domicilio e ingresaron pasadas las 7:00 de la mañana junto a los agentes policiales.

 Ahí, la mujer notó que la puerta "no estaba cerrada con llave", observó que la casa estaba "toda revuelta" y que en el dormitorio estaba Alejandra sin vida.

 "Yo tengo llaves de su casa; los policías me vinieron a preguntar a la mañana para ver si podíamos entrar a su casa; entramos y estaba todo patas para arriba. Entré a la habitación y la vi a ella boca abajo, atada las piernas y después no quise ver más", refirió la vecina.

"CON MUCHA SAÑA Y BRONCA"

 "No era una vecina, era familia para mí. Nos conocíamos de toda la vida. La hemos pasado bárbaro, era divina. Que le pase esto no tiene sentido", lamentó la mujer.

 A su vez, refirió que, otra de las vecinas que tuvo acceso a la escena del crimen dijo que el asesinato de Alejandra fue cometido con "mucha saña y bronca".

 "Lo que sabemos es que la maltrataron a Alejandra. Tiene todo el cuerpo lastimado. Tiene el cuerpo desfigurado", describió.

Ver más:
Ultimas Noticias
Otras Noticias