Día Mundial de los Docentes: distancia entre discurso y acción

ENFOQUE Por Gustavo Lores *

El Día Mundial de los Docentes se celebra cada 5 de octubre. Se conmemora el aniversario de la adopción de la Recomendación conjunta de 1966 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que establece puntos de referencia sobre sus derechos, responsabilidades, normas para su preparación inicial y educación superior, contratación, empleo y condiciones de enseñanza y aprendizaje. Debido al contexto global y siguiendo el espíritu de los puntos de referencia internacionales sobre la situación del personal Docente, la ONu invita este año a los países miembros a centrar sus discursos conmemorativos en el efecto que la pandemia ha tenido en la educación y en los Maestros, así como en los pasos que deberían tomarse para garantizar que el personal docente desarrolle todo su potencial para jugar el papel que se espera y lograr en 2030 el nivel de educación que se fijó como objetivo global. Las interrupciones educativas y los cierres de escuelas causados por la pandemia de COVID-19 han confirmado el papel crucial de los Maestros en mantener la continuidad de los aprendizajes y en el sostenimiento de la dinámica de los hogares, de las familias y de las comunidades.

Durante la crisis, se pudo apreciar cómo los Profesores han estado en el corazón de las respuestas educativas. Han proporcionado enseñanza y aprendizaje en línea; han preparado materiales para llevar a las casas de los Estudiantes que viven en áreas rurales o carecen de la conectividad y tecnologías necesarias para conectarse de manera virtual. Han adaptado sus prácticas y diversificado los formatos, medios y contenidos de la educación para atender las necesidades de los Alumnos. Han considerado el bienestar socio emocional de los niños y de los jóvenes y han preservado y reforzado la interacción entre alumnos, docentes, instituciones y sociedad. En muchos casos, han acompañado a los Estudiantes a través de redes sociales y sistemas de mensajería e intercambiaron prácticas y recursos con otros profesionales de distintas regiones o países, mejorando el sentido de comunidad dentro de la profesión. Como resultado de esta situación extraordinaria, los padres, las comunidades y los sistemas educativos se han involucrado en discusiones sobre la importancia de los Maestros y Profesores en el desarrollo de una mirada renovada de su papel vital en la recuperación educativa y en el apoyo a la vida social, económica y cultural de las sociedades.Sin embargo, esta alta consideración por el trabajo de los Docentes no se refleja plenamente en medidas políticas y, menos aún,en la asignación de recursos para la recuperación educativa, según datos oficiales publicados recientemente por la propia UNESCO.

La falta de oportunidades de desarrollo profesional en la enseñanza en línea, el aumento de la carga de trabajo asociada con las clases mixtas remotas y presenciales, el mayor número de profesores contratados y casos de maestros o profesores de instituciones privadas que llevan meses sin sueldos o que son despedidos, son algunos ejemplos del contraste entre el discurso político y la acción de los gobiernos. En términos de seguridad ocupacional, mientras Maestros y personal educativo deberían haber sido priorizados como trabajadores de primera línea en los esquemas de vacunación Covid -19 para fomentar la reapertura de escuelas, solo 21 países (de los 197 para los que hay información) priorizaron a los Docentes en la primera fase de vacunación.

Aunque cantidad de estudios e informes han concluido que los Profesores tienen un impacto directo en el aprendizaje y el bienestar de los estudiantes, esto no se refleja en la condición de los Docentes desde varias perspectivas: ni en su situación social, ni el prestigio de la profesión, ni sus condiciones de trabajo, ni el apoyo y financiamiento global al ejercicio profesional. Como resultado, rara vez son consultados o invitados a participar en los procesos de toma de decisiones y formulación de políticas educativas. Esto es tanto más preocupante cuanto que la escasez de profesores afecta al mundo desde hace más de una década. Por otra parte, algunas medidas adoptadas para mejorar los aprendizajes y lograr el seguimiento de los resultados han tenido el efecto perverso de restringir el arte de enseñar reduciendo los espacios donde los Profesores pueden ejercitar su autonomía profesional y liderazgo. Esto socava el trabajo mismo que los Maestros están llamados a realizar: orientar alumnos, comprender y transformar el mundo e inculcar un sentido de pertenencia y responsabilidad. Contradice la afirmación de que los Profesores deben ser creativos, adaptables e innovadores. Está en nosotros, Maestros, Profesores y Docentes, la responsabilidad de visibilizar este Día Mundial proponiendo políticas públicas de consenso que apunten a revalorizar nuestro rol en la sociedad. Este espacio se gana ejerciendo la profesión con dignidad, ganando el respeto de los estudiantes y sus familias para que al momento de elegir autoridades se exija conocer cual es el modelo educativo que se propone y que rol jugamos en él.

(*) Decano de la Fac. de Ingeniería de la UNJu

Ver más:
Ultimas Noticias
Otras Noticias
OPINION

Informe de coyuntura

| comentarios

OPINION ENFOQUE

Consejo superior de la UNJu: 35 años de Sesiones

| comentarios

OPINION EL CASO EVERGRANDE

Burbuja inmobiliaria en China y crisis capitalista

| comentarios