Estado Islámico reivindica atentados contra los talibanes en Afganistán

Quince muertos en la ciudad de Jalalabad

Kabul - El ISIS-K, el brazo en Afganistán del grupo terrorista Estado Islámico, reivindicó ayer a través de su aparato propagandístico Amaq varios atentados llevados a cabo el fin de semana en la ciudad de Jalalabad, en el este del país. El objetivo, tanto el sábado como el domingo, eran patrullas de milicianos a cuyo paso explotaban artefactos que, según los terroristas, causaron un total de 15 muertos entre los talibanes.

En el ataque del domingo, del que hay una grabación con la que los radicales islámicos han editado un vídeo ampliamente difundido en redes sociales, perdieron la vida dos integrantes de su milicia así como un niño, confirmaron fuentes del gobierno talibán a Tolo News. El sábado los fallecidos fueron al menos tres según fuentes médicas.

Los de este fin de semana son los primeros atentados con víctimas mortales que tienen lugar en Afganistán desde que, el pasado 26 de agosto, un kamikaze del ISIS-K se inmolara en uno de los accesos al aeropuerto de Kabul dejando una cifra de, al menos, 170 muertos. La mayoría eran personas que en ese momento, arremolinadas entre miles, trataban de acceder a las instalaciones para ser evacuadas del país y escapar así del ascenso de los talibanes al poder.

La provincia de Nangarhar, cuya capital es Jalalabad, ha sido el principal bastión del ISIS-K desde su expansión en 2015. Con los ataques de las últimas horas, el ISIS-K deja claro que aunque las tropas extranjeras hayan salido del país, los talibanes seguirán siendo su objetivo.

Los ataques son los primeros desde que los estadounidenses abandonaron el país a fines de agosto. Jalalabad es el bastión de miembros del Estado Islámico en Afganistán -llamado Isis-K, grupo armado rival a los talibanes y cercano al Estado Islámico- que ya reivindicaron el sangriento atentado que costó la vida a más de 100 personas en el aeropuerto de Kabul el 26 de agosto, durante las caóticas evacuaciones.

En tanto, el vocero de los talibanes en la ciudad de Kunduz, Matiula Ruhani, pidió este domingo más ayuda a "toda la comunidad internacional", tras subrayar que "no son terroristas", sino que "han traído la paz" al país centroasiático.

Kunduz, en el norte de Afganistán, fue capturada por el grupo islamista el 8 de agosto en el inicio de la ofensiva relámpago que llevó a los talibanes a tomar el control de todo el territorio tras la conquista de Kabul apenas una semana después. Ruhani explicó que esta ayuda podría adoptar la forma de inversiones o proyectos de reconstrucción, o "cualquier tipo de apoyo humanitario para el gobierno o los ciudadanos de Afganistán".

Asimismo, criticó a la comunidad internacional por apoyar a lo que describió como un "gobierno corrupto" en Afganistán durante los últimos 20 años pero detener la ayuda tan pronto como los talibán accedieron al poder. No obstante, evitó comentar acerca de las controvertidas políticas que los talibanes emprendieron hacia las mujeres, limitándose a señalar que el grupo valora a todos los ciudadanos, mujeres y hombres, por igual.

Actualmente, los gobiernos de todo el mundo están sopesando la mejor manera de tratar al grupo, conscientes del pésimo historial de Derechos Humanos que les precede, al tiempo que se están esforzando en aliviar el creciente desastre humanitario al que se enfrenta el país.

Ver más:
Ultimas Noticias
Otras Noticias
MUNDO

| comentarios

MUNDO CONDENA DE LA ONU Y CONGELAN AYUDA POR U$S 700 MILLONES

Al menos 3 muertos y 80 heridos dejan las protestas contra golpe de Estado en Sudán

| comentarios