Francisco visitó una comunidad gitana en Eslovaquia 

CRITICO LOS ESTEREOTIPOS DISCRIMINATORIOS

El papa Francisco planteó ayer que "marginar a las personas no resuelve nada", al visitar a una comunidad gitana en Eslovaquia, donde criticó los "estereotipos discriminatorios" que sufren y advirtió que nadie puede dejarlos "fuera de la Iglesia".

"Queridos hermanos y hermanas, demasiadas veces han sido objeto de preconceptos y de juicios despiadados, de estereotipos discriminatorios, de palabras y gestos difamatorios", planteó el pontífice en el distrito Lunik IX, de Kosice, la segunda ciudad más grande de Eslovaquia, a donde llegó el domingo para una gira que termina mañana.

"De esta manera todos nos hemos vuelto más pobres, pobres de humanidad. Lo que necesitamos es recuperar dignidad y pasar de los prejuicios al diálogo, de las cerrazones a la integración", agregó Jorge Bergoglio en su visita, inédita para un Papa, al considerado centro gitano más grande de Europa en el que viven cerca de 4.000 personas, incluidos 800 niños.

El barrio, construido a fines de los años 70, fue pensado originalmente para miembros del Ejército y las fuerzas de seguridad de la época comunista, pero con la crisis económica social que empezó a golpear a la entonces Checoslovaquia se convirtió en lugar de concentración de gitanos.

En la previa de la llegada del Papa, gitanos de todas las edades cantaron y bailaron con trajes típicos frente al complejo de edificios de tres y seis pisos en el que viven. En primera fila, el primer ministro eslovaco Eduard Heger también se sumó a los bailes y al canto.

"Juicios y prejuicios sólo aumentan las distancias. Conflictos y palabras fuertes no ayudan. Marginar a las personas no resuelve nada", insistió el Papa, que en 2019 ya se había reunido con representantes gitanos durante su viaje a Rumania.

Desde las ventanas, en tanto, se veían carteles que rezaban "Francisco bienvenido entre nosotros".

"Cuando se alimenta la cerrazón, antes o después estalla la rabia. El camino para una convivencia pacífica es la integración. Es un proceso orgánico, lento y vital que se inicia con un conocimiento recíproco, va adelante con paciencia y mira al futuro", planteó Francisco.

Cerca del 8% de los 5,5 millones de habitantes de Eslovaquia son de origen gitano, según cifras oficiales, aunque sus indicadores sociales son peores que los del resto del país. Alrededor del 20 por ciento vive en situación de extrema pobreza, y cerca de la mitad de los 440.000 gitanos del país vive sin agua potable en asentamientos como el que visito Francisco.

Ultimas Noticias
Otras Noticias
MUNDO

| comentarios

MUNDO CONDENA DE LA ONU Y CONGELAN AYUDA POR U$S 700 MILLONES

Al menos 3 muertos y 80 heridos dejan las protestas contra golpe de Estado en Sudán

| comentarios