Papelón inédito: suspenden el superclásico sudamericano

El plantel argentino ya se encuentra en Buenos Aires

(Por Pablo Giuliano, corresponsal).- El partido que Brasil y Argentina igualaban sin goles en el Arena Corinthians de San Pablo por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial Qatar 2022 fue suspendido durante el primer tiempo por la irrupción de funcionarios sanitarios del Gobierno brasileño, que denunció a cuatro futbolistas "albicelestes" por violar la normativa federal de ingreso al país.

Transcurrían cuatro minutos de juego cuando un delegado de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) ingresó a la cancha para notificar a los protagonistas que el partido no podía seguir por la disposición tomada este domingo, pasado el mediodía, sobre Emiliano Martínez, Cristian Romero, Giovani Lo Celso y Emiliano Buendía, los tres primeros titulares en el superclásico.

En medio de la confusión por lo sucedido, el seleccionado "albiceleste" se retiró de inmediato al vestuario visitante del Arena Corinthians, lo que provocó la reacción de los 1.500 invitados al estadio, entre los que estaba el embajador argentino, Daniel Scioli.

"Hijos de puta", insultaron los hinchas brasileños en defensa de los jugadores argentinos, víctima de una medida insólita por parte de las autoridades nacionales de Brasil.

"Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido. El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes. Las Eliminatorias son una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución", aclaró la Conmebol.

Martínez, Romero, Lo Celso y Buendía fueron denunciados por el incumplimiento de la norma para el ingreso a suelo brasileño, prevista en la Ordenanza Interministerial No. 655, de 2021, que establece que los viajeros extranjeros que hayan pasado por Reino Unido, Sudáfrica, Irlanda del Norte e India en los últimos 14 días no pueden entrar a Brasil.

Anvisa comunicó que los cuatro involucrados debían ponerse en cuarentena y pidió su salida inmediata del país, lo que implicaba que ninguno de ellos pudiera jugar el partido de esta tarde.

Sin embargo, los jugadores abandonaron la concentración en el Airport Marriott Hotel de San Pablo y abordaron el micro rumbo al Arena Corinthians, en una contradicción a lo decidido por los funcionarios nacionales.

Las intervención de la FIFA y de la Conmebol fue decisiva para destrabar el problema con los jugadores que militan en la Premier League inglesa, quienes fueron descubiertos de proporcionar información falsa al ingresar a Brasil.

Las autoridades sanitarias de ese país, luego de constatar esa infracción, comunicaron el hecho a la Policía Federal para que se tomen de inmediato medidas en el ámbito correspondiente.

Los jugadores argentinos declararon que no pasaron por ninguno de esos cuatro países en las últimas dos semanas, lo que fue desmentido por los funcionarios brasileños luego de consultar sus respectivos pasaportes.

Martínez, Lo Celso, Romero y Buendía ingresaron a Brasil el viernes pasado con la delegación argentina procedentes de Venezuela, a donde habían arribado días antes desde Reino Unido, su lugar de residencia actual.

En un comunicado oficial, la agencia sanitaria aseguró que los futbolistas del Aston Villa y Tottenham Hotspur incurrieron en "un notorio incumplimiento de la Ordenanza Interministerial y las normas brasileñas de control de la inmigración".

"Anvisa considera que la situación es un grave riesgo para la salud, por lo que aconsejó a las autoridades sanitarias locales que determinen la cuarentena inmediata de los jugadores, quienes no pueden participar en ninguna actividad y deben ser impedidos de permanecer en territorio brasileño, de conformidad con el art. 11, de la Ley Federal No. 6437/77", dispuso el escrito.

El caso de los cuatro futbolistas del seleccionado "albiceleste" comenzó el sábado cuando Anvisa inició una investigación sobre las condiciones de ingreso al país y parecía resuelto luego de una reunión de más de tres horas que las autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) mantuvieron con dirigentes de la Conmebol y funcionarios del Estado de San Pablo.

El argumento esgrimido para la solución fue que los jugadores estaban incluidos dentro del modelo de burbuja sanitaria de Conmebol aprobado por Brasil para todas las competiciones internacionales, aunque esa situación fue desconocida por Anvisa, órgano del Gobierno federal de Jair Bolsonaro, que acusó a los futbolistas de haber mentido al ingresar al aeropuerto de Guarulhos desde Caracas.

LLEGARON A EZEIZA

El plantel del seleccionado argentino de fútbol arribó esta madrugada al aeropuerto internacional de Ezeiza, luego de la controversia generada con las autoridades sanitarias de San Pablo que obligó a la suspensión del partido de la sexta fecha de Eliminatorias Sudamericanas ante el local Brasil.

Los delegación completa llegó a bordo del vuelo chárter AR1977, de Aerolíneas Argentinas, que aterrizó a las 0.19 tras haber despegado desde el Aeropuerto Internacional de Guarulhos, de San Pablo, a las 21,36, e inmediatamente se dirigió a su concentración en el cercano predio de AFA.

Allí, en la burbuja de Ezeiza el grupo a cargo del entrenador Lionel Scaloni aguardará por el encuentro del próximo jueves a las 20.30, en el estadio Monumental, de River Plate, por la décima fecha ante Bolivia, donde habrá un 30 por ciento del aforo que ascendería a unos 21.000 aficionados.

El regreso, para el que fue clave la gestión del embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, a quien el presidnte Alberto Fernández le pidió que garantizara el retorno de todos los integrantes de la delegación a Buenos Aires, se produjo después de una jornada bochornosa donde hubo un partido que empezó a jugarse en el estadio Arena Corinthians, de San Pablo, y se terminó suspendiendo a los cuatro minutos.

Esto sucedió cuando ingresó al campo de juego una autoridad sanitaria representante de Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) para impedir la prosecusión del encuentro porque dentro del campo de juego se encontraban tres futbolistas provenientes del Reino Unido (el arquero Emiliano Martínez, el defensor Cristian Romero y el volante Giovani Lo Celso). En la platea estaba el cuarto: Emiliano Buendía.

Este organismo obliga a todas las personas que lleguen desde Gran Bretaña o hayan pasado por allí en los últimos 10 días, a realizar un aislamiento por espacio de 10 días al pisar suelo brasileño.

Ya había algunos indicios desde el sábado, pero la delegación argentina, según indicaron dentro del propio campo de juego el técnico argentino, Lionel Scaloni y el capitán, Lionel Messi, nunca fue informada al respecto.

"Hace cuatro días que estamos acá y nunca nos dijeron nada, pero ahora dejaron empezar el partido para suspenderlo enseguida", se quejó Messi ante las mismas autoridades sanitarias, ataviado con un chaleco de fotógrafo que, en medio de la crítica situación, provocó la hilaridad espontánea de su compañero, Paulo Dybala.

Con el apoyo amistoso de su amigo Neymar y la empatía del propio entrenador brasileño, Tite, los conciliábulos fueron y vinieron, el equipo argentino se retiró del campo de juego, permaneció en el vestuario esperando garantías para poder viajar al aeropuerto y viajar la totalidad de sus integrantes de regreso a Buenos Aires.

Es que minutos antes el propio director de Anvisa, Antonio Barra Torres, advirtió que los cuatro jugadores involucrados (Martínez y Buendía de Aston Villa, y Lo Celso y Romero de Tottenham Hotspur) se marchaban de Brasil en condición de "deportados", por no cumplir con las reglamentaciones sanitarias vigentes. "No estaba indicado en la declaración jurada que esos futbolistas había estado en Gran Bretaña en los últimos días", advirtió.

Después llegaron los lamentos por la situación desde la Conmebol y la AFA a través de sendos comunicados, mientras que la FIFA informó que sobre el futuro de este partido "habrá más información a su debido tiempo".

Por lo pronto el próximo 7 de octubre ya Argentina estará jugando nuevamente por la undécima fecha de Eliminatorias ante Paraguay, en Asunción, y allí otra vez surgirá seguramente la controversia respecto de si podrán viajar los futbolistas que actúan en la Premier League, algo con lo que sus propios clubes tampoco están muy de acuerdo.

Los brasileños habían convocado a nueve jugadores que actúan en la Premier League para esta ventana de septiembre, pero a la luz de todos estos bemoles desde afuera y dentro de su país, finalmente decidieron dejarlos de lado. Argentina no fue por el mismo camino.

Ultimas Noticias
Otras Noticias
DEPORTES ORGANIZADA POR EL CIRCULO DE PERIODISTAS DEPORTIVOS DE JUJUY

| comentarios

DEPORTES Federación Internacional de Atletismo

Veinte atletas rusos podrán disputar grandes torneos bajo bandera neutral en 2022

| comentarios