Martes 22 de Enero del 2019



Cuento: “Carlos quiere jugar”

Sandra y Sofía son amigas y madres de Carlos y Tania, dos niños de seis y ocho años que van al mismo colegio.Hace dos días que les han entregado a sus hijos la hoja de solicitud para inscribir a sus alumnos en los diferentes talleres y actividades extraescolares que oferta el colegio para el curso que acaba de empezar.

22/02/2016


 Sandra y Sofía son amigas y madres de Carlos y Tania, dos niños de seis y ocho años que van al mismo colegio.Hace dos días que les han entregado a sus hijos la hoja de solicitud para inscribir a sus alumnos en los diferentes talleres y actividades extraescolares que oferta el colegio para el curso que acaba de empezar.Todos los padres y madres de los niños que van al colegio, se amontonan en el pasillo de la entrada para informarse de los plazos de inscripción de  los diferentes talleres y sus horarios para que, en la mayoría de los casos, no coincidan con otras actividades que han comenzado ya los pequeños.Llega el momento de las inscripciones y a los escasos cinco minutos de abrir el aula donde se realizaran, la cola de padres ya es bastante considerable.Muchos de ellos son padres y madres de alumnos que apenas superan la edad de Carlos y Tania, la mayoría para inscribirlos en algún deporte, ballet o clases de repaso para reforzar lo aprendido en clase en el caso de los más mayorcitos.Poco a poco va despejándose la cola de padres que había y les llega el turno a las dos amigas. Sandra se va quejando del poco espacio que dejan para especificar los talleres a realizar en la hoja de solicitud.

Uff, cada año hacen menos huecos para las inscripciones.- replica Sandra en voz baja.
Pero, mama… si no me quiero apuntar a tantas cosas. – protesta Carlos que ha oído la queja de su madre.
Carlos, si te apunto a extraescolares es para que no se te olviden las cosas que aprendes en el cole.- le explica su madre.Carlos se cruza de brazos con el ceño fruncido, sabe que por más que le proteste no conseguirá que la lista de actividades baje ni aunque sea un poquito. Viendo la cara de enojo del niño, Sofía interviene intentando que madre e hijo lleguen a un acuerdo.
Sandra, tal vez me este metiendo donde no me llaman, pero ¿no crees que te estás pasando de actividades? Tan solo tiene seis años. –le dice en tono conciliador.
Son las mismas actividades a las que le inscribo todos los años desde que empezó el colegio. Además, lo hago por su bien, para que no olvide lo aprendido durante las clases. ¿Es que has olvidado que ya no están en infantil? – le reprocha su amiga.
No, no me olvido. – contesta Sofía un tanto molesta – solo digo que Carlos es aún un niño y no creo que tanta actividad sea buena para él.
Pero tú también vas a inscribir a Tania en las actividades, ¿no? – le replica Sandra.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.