Martes 20 de Agosto del 2019



Los quiaqueños celebraron el Carnaval con un espectacular corso en Martes de Chaya

Más de mil personas presenciaron entre la noche del Martes de chaya y la madrugada de ayer, el cierre del Poderoso corso quiaqueño, en el cual fueron protagonistas las instituciones carnavaleras de esta ciudad y de las zonas rurales.

10/02/2016


 Quienes recibieron fuertes aplausos y el  reconocimiento generalizado del público, de los miembros de la Comisión del carnaval 2016 y de las autoridades municipales, que presenciaron el paso de cada una de ellas  durante un anochecer fresco y después de las tradicionales chayas que  comenzaron al mediodía.

El espectáculo observado, fue inolvidable por el gran colorido de cada  uno de los vestuarios utilizados por  las comparsa, la coreografía desplegada a lo largo del corsódromo, y por  el gran entusiasmo puestos de manifiesto tanto por los comparseros como por el público a lo largo de las  horas en que se prolongó la celebración carnestolenda en la Puna jujeña.
La tercera jornada carnavalera comenzó alrededor de las 19.30 debido  a que la totalidad de las comparsas  primeramente se dedicaron a la chaya en sus locales y en las casas de sus  directivos y simpatizantes de quienes  recibieron las invitaciones respectivas. La tradicional costumbre, comenzó primeramente con un pulsudo  almuerzo y un abundante asentativo  ofrecidos por quien hizo la invitación, para luego efectuar la chaya,  generalmente del vehículo o bien, de  otra pertenencia de gran valor y que  le costó esfuerzo al dueño.
La comparsa a pleno es partícipe  acompañada de la banda musical, lo  que motiva a los vecinos sumarse a  la celebración que es una de las más  practicadas por los puneños durante  el festejo carnestolendo. En ella, los  participantes no se miden en los gastos, es que la sienten como una devolución por el favor recibido en haber  alcanzado lo deseado. Algunos chayan sus vehículos, como se dijo anteriormente, otros en cambio sus casas,  sus negocios y algunas sus nuevos  novios, lo cual suma mayor atractivo  al Martes de chaya.
Y como la festividad se extiende hasta tarde y muchas veces hasta la noche, es que recién dio lugar para el  inicio del corso, que como en las dos  jornadas anteriores, convocó gran  cantidad de público y no sólo de esta  ciudad sino también de las localidades vecinas como ser Barrios, Pumahuasi, Yavi y de la mismísima Villazón, Bolivia, donde también el Martes de chaya es celebrado por los  bolivianos, tanto que dejan su trabajo  de lado. Y como aquí, también se extiende hasta la noche e inclusive la  madrugada.
A lo largo de la avenida Sarmiento,  se ubicó el público para observar el  paso de su comparsa favorita, mientras los niños se entretenían jugando  con nieve artificial, principalmente,  otros en cambio con talco y agua.  Mientras fueron transcurriendo las  horas, comenzó a correr una brisa  fresca, lo que obligó a los presentes  abrigarse y como conocedores del  clima puneño, es que tomaron los recaudos necesarios, más aún considerando que durante toda la jornada, el  cielo casi permaneció nublado y con  permanentes amenazas de lluvia, cosa que finalmente no sucedió y el  cierre del corso, fue un verdadero espectáculo.
La Juventud Belgrano (caporales),  Flor de haba (de Sansana), CH B  CH, Los Chipas, Unión barreña, Los  gardelitos, La auténtica y tradicional  morena La Quiaca, la Comparsa Sarmiento, el Club Social, y el Club Juvenilia, entre otras, fueron protagonistas sobre el corsódromo quiaqueño, categorizando de es amanera la  festividad carnestolenda que se puede vivenciar en esta ciudad limítrofe,  lo cual tiene su influencia, sin embargo, otras instituciones mantienen  la tradición y las costumbres heredadas de los ancestros, y que son parte  de la identidad propia de los quiaqueños y de los puneños.




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.