Lunes 21 de Enero del 2019



La vibración de una paleta que invita a la “Danza del Universo”

Por casi un mes, en salas del Museo y Centro Cultural Culturarte, se pudo disfrutar de la obra de uno de los artistas plásticos más importantes de nuestra provincia, el talentoso Víctor Montoya.

31/10/2015


 Por casi un mes, en salas del Museo y Centro Cultural Culturarte, se pudo disfrutar de la obra de uno de los artistas plásticos más importantes de nuestra provincia, el talentoso Víctor Montoya. “Danza del Universo” es el nombre que le dio a esta muestra que representa una verdadera sorpresa para quienes seguimos su trayectoria de más de 30 años en las artes plásticas.

Inmerso por muchos años en los azules - morados y rojos intensos que caracterizaban su gran obra, Víctor Montoya ahora nos llevó a la luz de una paleta que se llena de colores, en las que si bien reconocemos sus trazos y su constante llamado a las formas geométricas, podemos señalar sin creer equivocarnos que “Danza del Universo” marca un antes y un después en su historia pictórica.
“Estuve en China”, fue uno de los primeros comentarios del artista en el reencuentro con Pregón luego de algún tiempo. En ese momento, mientras recorrimos la muestra que reúne obras de los últimos cinco años, por la mente pasaron algunas explicaciones lógicas a ese cambio rotundo de color que a medida que introducía en la obra subía de un modo excitante la vibración que se creaba entre ella y el espectador. Casi como en una dimensión diferente, donde los naranjas, rosados, verdes se iban personalizando en los cuadros la emoción explotó y fue entonces cuando la percepción comenzó desde el corazón, sin lógicas ni más explicaciones.
Después hablamos con Montoya, siempre tan alegre junto a su mujer Ivonne y dispuesto a conversar de muchos temas decidimos centrarnos en esta renovada energía que le lleva a encarar una serie como ‘Búhos’ en las que el color explota, o la serie de Danza del Universo que tiene como constantes astros, ojos y narices que parecen estar percibiendo el universo desde otro plano.
Desde 2011, con la invitación a participar de un Festival de Arte en China, Beijing más precisamente, la vida de Víctor Montoya cambió desde lo artístico y personal “estuvimos con mi familia radicados allí por un tiempo, unos meses allá otros aquí”, indicó el pintor que participó en varias ocasiones en la Exposición Internacional de Arte que se realiza en el Centro de Exhibiciones de Beijing donde tuvo la oportunidad de conocer a artistas plásticos de diferentes latitudes (europeos, asiáticos y norteamericanos) ya que la muestra es una de las más importantes del planeta.
Lo que más le alegró al artista fue que sus obras se vendieran en China, un país “al que muchos llegamos ilusionados... a mí realmente me sorprendió y tuve la alegría de que un importante empresario que también es artista plástico compre una de mis obras para su hijo varón. Allá hijo varón es muy importante, por eso ese acto adquiere una significación mucho mayor”. Conociéndolo y sabiendo de su capacidad de asombro ante las cosas simples de la vida, las que luego con esa energía natural a él traduce en sus obras, hicimos una pregunta casi obvia, si había sido China la que influyó en el cambio de color en su paleta. “si”, fue la respuesta contundente. “Allá descubro la luz, es que podemos apreciar en los fuegos artificiales que parecen ser copiadas en las ciudades de noche. La ciudad contemporánea es una ciudad encendida y despertó en mí la necesidad de usar todos los colores encontrando la relación del color- color y llevándome a trabajar la luminosidad. Fue una fuerte sorpresa, cuando llegué allá por primera vez con la obra no esperaba que se transmute el color, la estética es Beijing y el haber logrado la armonía dentro de la intensidad de colores que es lo que hace al cambio”.




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.