Lunes 06 de Julio del 2020



27 DE ABRIL, DÍA GRANDE DE JUJUY

El Día Grande de Jujuy es el nombre con el que se conoce la acción guerrera llevada a cabo por habitantes de la Provincia de Jujuy en la actual República Argentina durante la guerra de independencia contra los realistas fieles al rey de España.

27/04/2020


 Corría el año 1821 y la actual Provincia de Jujuy estaba envuelta en conflictos internos, situación que los realistas aprovecharon para dominar el Norte argentino, invadiendo el territorio por la Quebrada de Humahuaca al mando del brigadier Pedro Antonio Olañeta. La vanguardia realista continuó la marcha bajo el mando del coronel Guillermo Marquiegui, llegando a la ciudad de San Salvador de Jujuy y permaneciendo sólo tres días en ella, puesto que la abierta hostilidad de sus habitantes los hizo temer ser cercados, retrocediendo hasta la margen del río León, a la espera de Olañeta y sus hombres.


Ante la espera de la decision del gobierno de Salta de enviar tropas, los patriotas jujeños decidieron por propia iniciativa reunir sus fuerzas, constituidas por 600 hombres. El coronel José Ignacio Gorriti fue designado jefe de la partida.

En la madrugada del 27 de abril cayeron sorpresivamente ante el enemigo. Una hora de encarnizado combate dio como resultado la victoria a las tropas jujeñas.

Olañeta, enterado de este desastre, intentó recuperar lo perdido, pero Gorriti le ordenó retirarse bajo la amenaza formal de fusilar a los jefes y oficiales tomados prisioneros.

Cuando decaía el dominio hispánico en el territorio argentino, en Jujuy, la reacción monárquica tuvo sus cabezas visibles en Pedro Antonio de Olañeta y Marquiegui, y su cuñado, Juan Guillermo Marquiegui Olañeta, empecinado en su ofensiva, concibió y llevo a la practica la octava invasión realista, cuya vanguardia de 400 soldados de tropa regular bien disciplinada, era comanda por Guillermo Marquiegui, quien avanzo hasta Jujuy y sentó campamento en La Tablada el 15 de abril de 1821. La constante guerrilla de los gauchos lo corrió luego de tres días y retrocedió hasta Yala y León.

El relato histórico nos cuenta que José Ignacio Gorriti, en forma casi increíble, logro reunir una tropa de 600 hombres, algunos traídos desde Salta pero casi todos de Jujuy, Pálpala y Perico. Gorriti avanzó sigilosamente y sorprendió a Marquiegui en las plazas campos del Río León, en la noche del día 26 y amanecer del 27 de abril de 1821, entablándose, por primera vez, un verdadero y formal combate ya no una rápida acción de guerrilla que duro más de un día. Nuestra victoria fue total.

El jefe coronel Marquiegui, otros tres jefes, doce oficiales, suboficiales y casi 400 soldados, cayeron prisioneros con todo su equipo, contándose lanzas y fusiles; sólo escaparon tres o cuatro. También se rescataron casi 5.000 cabezas de ganado vacuno que los realistas habían levantado en su paso por la Quebrada de Humahuaca, Tesorero, Tiraxi y Jaire.

Al tomar conocimiento Olañeta del desastre y encontrándose próximo con el grueso de un fuerte ejercito, preparo el avance proyectado bajar hasta Huajra, subir esa Quebrada, derivar por los Membrillos y descender por Tesorero, Tiraxi y Jaire, un poco mas abajo del Río León, para cercar a Gorriti, por el norte, el sur y el naciente.

Gorriti, claramente decidido, le hizo saber que, de proceder así, fusilaría a sus dos cuñados, Guillermo y Felipe Marquiegui, y a todos los oficiales, y que, de proseguir, no quedaría prisionero con vida. Entonces Olañeta retrocedió hasta Yavi y Mojos, Marquiegui y demás prisioneros fueron conducidos a la sede de la gobernación, en Salta. Los oficiales fueron hospedados en casas de familias, también en Salta. Y Marquiegui, gravemente herido, en casa de Costas.

Tan importante fue la victoria de las tropas jujeñas, sobresalientes sobre todas las de la guerra gaucha, que ellos mismos la llamaron desde entonces el Día Grande de Jujuy.
Evidentemente, fue el triunfo de la caballería, de la intrepidez, coraje y resistencia de los gauchos de Jujuy, quienes, por fin, infligieron una formidable derrota a las tropas realistas integrantes de un ejército regular.

Párrafo aparte merecen los gauchos jujeños, herederos de aquellas gloriosas tradiciones, quienes no pueden ni deben olvidar lo siguiente: El Día Grande de Jujuy es, por esencia, el Día de los Gauchos de Jujuy.

Las consecuencias de la Batalla de León fueron definitivas, favorables a la causa de la Guerra de la Independencia. Cierto es que Olañeta organizo una nueva invasión, ese mismo año, por el despoblado, al mando de Valdez, que bajo a Salta por los cerros del noroeste e hirió de muerte a Quemes. Cierto es que se llevo Marquiegui y canjeó prisioneros, pero también lo es que, hostigado por los gauchos, hora por hora, prefirió firmar una armisticio y retirarse a Bolivia. Desde ese entonces, no volvieron más.

Los triunfos de San Martín en Chile y en el Perú, y luego de los de Bolívar, no les permitieron nuevas invasiones. No pudieron con los gauchos. Jujuy y Salta, de ese modo, se vieron libres de la amenaza del poder español, que fue derrotado totalmente en el combate de Tumusla.

Esta sintética descripción de los acontecimientos que originaron el Día Grande de Jujuy, nos lleva a plantearnos seriamente qué lugar tiene en nuestro acervo cultural e histórico, no solamente en el sentir popular, sin también en el conjunto de principios rectores que deban emanar de un Estado organizado, impregnado cada una de las áreas que de este dependen, fundamentalmente la cultura y Educativa.




RELACIONADAS

PROTOCOLO DE ATENCIÓN PRESENCIAL

Asistencia a personas en situación de violencia

ADAPTADA PARA PACIENTES CON COVID 19

Crearon un área especial en el hospital Snopek





EN TITULOS

01/07/2020

EL EX PRESIDENTE DEL "LOBO"

Raúl Ulloa, se mostró preocupado por la situación del fútbol argentino

01/07 12:25






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.