Sábado 08 de Agosto del 2020



Mensaje del Obispo Daniel Fernández a los jujeños

06/04/2020


 Queridos hermanos y hermanas: Comenzamos la Semana Santa. Una semana totalmente atípica para nuestras habituales prácticas cristianas. Siempre la Semana Santa es el momento en que la mayoría de los cristianos acuden a las celebraciones litúrgicas y a los ejercicios de piedad recomendados para acompañar el camino del Señor Jesús y alimentar nuestra vida cristiana más abundantemente. Este año, restringida la circulación y la posibilidad de acudir a los templos, se nos invita a alimentar nuestra fe y acompañar al Señor de una manera distinta: en casa y en familia, uniéndonos donde es posible a las celebraciones que se transmiten por todos los medios tecnológicos posibles: radio, TV, redes sociales, etc. Es decir, que debemos ser más participativos y creativos para no dejar perder este tiempo de gracia, en la cual Dios no dejará de hacernos llegar su Amor. Pero hemos de buscarlo, por todos los modos que están a nuestro alcance. Hoy también podemos preparar nuestros ramos, de olivo o de cualquier otra planta, para aclamar al Señor que viene a salvarnos. Tenemos la posibilidad de encontrar por internet o en la página del Obispado de Jujuy la oración de bendición de los ramos, o lo hacemos sencillamente con nuestras palabras. Pero, recordemos el sentido de esta celebración que nos hace presente la lectura del Evangelio que nos presenta la Liturgia en este año. En la procesión de los ramos, al comenzar la Semana Santa, hacemos memoria de la llegada de Jesús a Jerusalén. Se nos relata cómo Jesús preparó esa entrada enviando a dos de sus discípulos para que le trajeran unos animales que le podían servir de cabalgadura. El autor del evangelio destaca, además, que todo esto sucedía para que se cumpliera lo que había sido anunciado por uno de los profetas del Antiguo Testamento. Se refiere al profeta Zacarías donde se anuncia la llegada de un nuevo rey hijo de David. En el anuncio del profeta, el rey prometido llega a Jerusalén así como entró en la ciudad el primer hijo de David que le sucedió en el trono: Salomón. Tomando como modelo esa entrada de Salomón, el profeta anuncia la venida del rey futuro. Le aplica varios títulos al hijo de David: Justo, Victorioso, Manso. Todos los rasgos de Jesús que presenta el evangelio de Mateo para describir la entrada de Jesús en Jerusalén se concentran en la idea del rey de paz. Dispone de todas las cosas con autoridad como verdadero rey, y su característica más sobresaliente es la mansedumbre. El pueblo judío que acompaña a Jesús reconoce en Él estos rasgos porque se comportan realmente como quienes reciben a un rey. Algunos se despojan de sus mantos, otros cortan ramas de los árboles, y entre todos alfombra  el camino por donde debe pasar el Señor montado en su asna. Nosotros nos unimos desde nuestras casas tomando ramas de árboles para recibir a Jesús que llega como rey y se dirige a Jerusalén para entrar en su Reino a través de la cruz. El relato de la Pasión del Señor que se lee este domingo en la Misa ya anticipa lo que sucederá en los días que han de venir. Esta entrada triunfante de Jesús se trastocará en la humillación de la pasión y la cruz. Volvemos entonces a mirar al crucificado que por amor a nosotros va a los padecimientos de la pasión. Y hoy tratamos de unir a su pasión todos los sufrimientos de la humanidad en este tiempo de pandemia. En el rostro de Jesús contemplamos el rostro del Dios humilde que nos ama hasta despojarse de toda dignidad. Asume el rostro de nuestra soledad, de nuestra angustia, de nuestro dolor, de nuestra muerte que ha querido asumir para que no nos sintamos solos y desesperados. Que la contemplación de tu Pasión, muerte y resurrección sea para nosotros, Señor, en estos días de pandemia

esperanza y consuelo; fortaleza y valor para vivir este momento unidos a Ti que acompañas nuestro caminar por este mundo hasta que lleguemos a tu Reino. Con mi paternal bendición les deseo una fructuosa Semana Santa: Padre Obispo Daniel. 




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.