Sábado 06 de Junio del 2020



Posturas de Yoga para tiempos internos

01/04/2020


 Practicar yoga en mi opinión, es intentar situar una pausa en nuestro frecuente accionar, una forma de ponernos en contacto con nuestras sensaciones y emociones, un intentar conectarnos con el aquí y el ahora a través de la respiración, desarrollar la atención en el momento presente objetivo principal del yoga.“Ir a través”, en mí sentir la práctica de yoga es un viaje, un buen viaje hacia adentro, sin buscar la forma yendo  hacia mi esencia.

La propuesta de esta nota de yoga es brindar herramientas simples para este tiempo extraordinario que vivimos como humanidad.

De sentadas/dos nos sintonizamos con la respiración por la nariz, de aparecer pensamientos los observamos y los exhalamos de forma amorosa sin identificarnos con los pensamientos los dejamos pasar como pasan las nubes en el cielo, observas el sonido de tu respiración, conciencia ininterrumpida de tu respiración. 

La mirada quieta la colocamos en un punto fijo.

Sugiero que realicemos tres vueltas del saludo al sol, de la técnica de yoga que estés practicando, en todos los estilos la salutación al sol tiene retroflexiones y sus posturas van hacia arriba. Sugiero dos vueltas de surya namaskar  A y tres de surya namaskar B de la serie uno de Ashtanga.

De sentadas/dos (Postura del loto sellado) en  YOGAMUDRA en la postura fácil de meditación o postura de loto- Padmasana, inhalando pasamos los brazos por detrás de la espalda, tomándonos la muñeca derecha con la mano izquierda, manteniendo la espalda recta. Exhalando flexionamos el tronco lentamente hacia adelante, de ser posible que la cabeza toque el piso, durante la flexión la espina dorsal debe mantenerse recta y la barbilla ligeramente levantada, nos mantenemos en la postura de cinco a seis respiraciones completas, al inhalar de forma gradual nos enderezamos hacia arriba llevando el tronco a la posición inicial.

De sentadas/dos en la postura fácil de meditación o con las piernas estiradas hacia adelante o en una silla dejando la espalda recta, con una respiración lenta y rítmica donde el tiempo de la inhalación sea igual que el de la exhalación. Encienda una vela fijando la vista sobre la llama, sin permitir que los ojos se desvíen sin tensionar, ni generar tensión. Permanecemos mirando la llama hasta que tengamos la sensación de que se grabó la imagen de la llama  de la vela en nuestra mente, luego cerramos los ojos, si la imagen se representa vívidamente la mantenemos así, pero si la luz se nos escapa abrimos los ojos para volver a contemplar la llama de la vela, mantenemos la relajación interna y la inmovilidad. Volvemos al sonido de la respiración, relajando los músculos del rostro, de los brazos, de la espalda, de las piernas, relajamos todo el cuero, mientras estamos conscientes del sonido de la respiración y de que la inhalación y la exhalación duren el mismo tiempo, para eso podemos contar el tiempo de entrada y de salida del aire por la nariz, intentando que este momento meditativo tenga una duración de quince minutos.
Nos quedamos favoreciendo un momento de interiorización todo el tiempo que consideremos, nos frotamos las palmas de las manos y las apoyamos en los parpados de los ojos.
Nos volvemos a frotar las manos y las colocamos más debajo de la zona anterior en donde lo sentimos, lo repetimos una vez más.

Relajación final:Acostados/as boca arriba, soltamos desde los pies hasta la cabeza el peso de nuestro cuerpo hacia la tierra. Inhalando y  con la siguiente exhalación por nariz vamos más profundo en la relajación, en la conciencia de soltar el cuerpo y de esa manera liberarnos de las tensiones. 

Beneficios de esta serie: Calma y equilibra el cuerpo mental  y emocional.

Profesora de Yoga Luciana Bash
Por Facebook:Ashtanga Yoga Jujuy




RELACIONADAS

DÍA MUNDIAL DEL ASMA

“Asma en tiempos de pandemia”





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.