Viernes 05 de Junio del 2020



Coronavirus crónica de una epidemia

04/03/2020


El lunes 30 de diciembre de 2019 en el hospital central de Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes (situada en la provincia de Hubei), el oftalmólogo Li Wenliang (33 años) atiende en su consultorio por una visita de control a un paciente con glaucoma con síntomas de gripe (fiebre, tos seca, cansancio). Enfermedad muy frecuente debido al invierno actual en esas latitudes. Ese paciente (que finalmente está considerado como el primer caso o ‘paciente 0’), trabajaba en un puesto de pescados y mariscos del mercado central de pescados frescos, mariscos y animales exóticos de Wuhan. El Dr. Wenliang sospecha que puede ser otro tipo de virus, sobre todo porque en esa misma semana otros pacientes habían sido atendidos con síntomas similares, y alerta a las autoridades sanitarias. El 31/12/19 las autoridades sanitarias chinas reportan la situación a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos. Paralelamente China abre sus puertas a expertos internacionales, cierra el mercado en donde trabajaba ese paciente y declara una cuarentena en varias ciudades que tenían reportes de casos. El 20/1/209 la OMS anuncia una ‘epidemia mundial’.
El 30/1/20, el Dr. Tedros Adhanon Ghebreyesus, Director General de la OMS, en un comunicado expresó que “debemos felicitar al gobierno de China por las medidas extraordinarias que se tomaron para contener el brote, a pesar de las graves consecuencias sociales y económicas que esas medidas están acarreando entre la población del país. Si no hubiese sido por la labor del Gobierno de China, y por los avances logrados en la protección de su población y de la población mundial, ya se habrían producido muchos más casos, y probablemente muertes, fuera
de China”. El 3/2/20, luego de tan solo 14 días de construcción, China inaugura en Wuhan un hospital de 1.000 camas contra el coronavirus. El Hospital Huoshenshan (nombre que se corresponde con un dios del fuego), cuenta con una plantilla de 1.400 profesionales sanitarios. Poco días más tarde, el 7/2/20 el Dr. Wenliang fallece con síntomas respiratorios,
contagiado por su paciente del 30/12/19. El paciente 0 también fallece. La genética del virus es descripta rápidamente en China, y se lo denomina 2019-nCV (por nuevo) coronavirus y finalmente adquiere el nombre de COVID-19 (CORONAVIRUS DISEASE 2019). Es distinto a los entre 4 y 6 coronavirus que ya están tipificados y conocidos. Su denominación se debe a que analizado a través del microscopio el virus se observa con una especie de ‘corona’ a su alrededor. La comunidad científica considera que elverdadero logro de las autoridades chinas es
que el virus haya quedado mayoritariamenterestringido a dicho país, dándole tiempo alresto del mundo para prepararse para unaeventual epidemia. El propio Dr. TedrosAdhanon Ghebreyesus indicó el 14/2/20 enRueda de Prensa que ‘La estabilización delos casos en los últimos días es muy tranquilizadoray se debe en gran medida a unaenorme operación sanitaria pública en
China’.Durante el mismo encuentro, frente a preguntasde los periodistas poniendo en duda lagestión del brote por parte de las autoridadeschinas y las alabanzas de los responsables de
la Organización Mundial de la Salud a esagestión, los Dres. Tedros AdhanonGhebreyesus y Michael Ryan (director generaly director del programa de emergencias de la OMS respectivamente) dieron varios ejemplos que muestran que la respuesta por parte de las autoridades chinas es digna de alabanza y de gran envergadura.
“Identificar 41 casos de neumonía en una población de 23 millones de personas en medio de una temporada de gripe es como buscar una aguja en un pajar, y ellos la encontraron,
agregó el Dr. Ryan. La OMS ha declarado la emergencia de salud pública de interés internacional, una medida que solo se ha tomado en cinco ocasiones anteriores. Los coronavirus son virus respiratorios que pueden causar desde un cuadro leve (fiebre, tos seca), hasta una neumonía que puede ser mortal. Se calcula que un 20% de los pacientes infectados con el nuevo coronavirus tienen síntomas graves. Hasta el momento el coronavirus demostró una letalidad algo superior al 2% de los infectados, de los cuales aprox. 4 de cada 5 tenían más de 60 años y 3
de cada 4 presentaban una enfermedad de base predisponente (hipertensión, enfermedad cardíaca, diabetes u otras). Esta población suele ser la más susceptible a la mayoría de los virus respiratorios, como por ejemplo la gripe. Afortunadamente se ven relativamente pocos casos en niños. El director de la OMS informó que “hasta ahora el COVID-19 no es tan mortal como
otros coronavirus antes registrados, entre ellos el SARS y el MERS, ya que más del 80% de los pacientes presentan síntomas leves y se recuperan. “En aproximadamente el 14% de los casos, el virus causa una enfermedad grave, que incluye neumonía y dificultad para respirar. Y alrededor del 5% de los pacientes tienen una enfermedad crítica que incluye insuficiencia
respiratoria, shock séptico e insuficiencia multiorgánica”, dijo. Se sabe que el comienzo de los síntomas se da entre 2 y 14 días luego de haber estado en contacto con la persona infectada, por lo tanto, se establece una cuarentena de 14 días a todas aquellas personas que presenten fiebre. Queda claro que se contagia de persona a persona como cualquier otra gripe. En su origen, el virus pasó de un animal salvaje (pangolín-mulita o tatú) que un hombre ingiere sin cocinarlo debidamente. Luego el contagio se da de persona a persona. Se estima que cada persona infectada puede contagiar a entre 2, 3 y hasta 4 individuos. Sin embargo hasta la fecha se cree que el portador sin síntomas no contagia. No existe un tratamiento antiviral específico
recomendado para la infección por coronavirus. Las personas deben recibir atención para el manejo de sus síntomas y en los casos severos se recomienda incluir soporte de las funciones vitales. Todo aquel que presente síntomas debe quedarse aislado en su casa durante 14 días y es recomendable que utilice barbijo, para salir al exterior de su casa cuando este planificado
que pueda hacerlo. Para el resto de la población, la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) en línea con la OMS, el CDC y el Ministerio de Salud de la Nación, no recomienda el uso de barbijos. Mientras que el personal de salud que atienda a personas con síntomas respiratorios sí debe utilizar barbijo y otros elementos de BIOSEGURIDAD.
Entre las recomendaciones para su prevención se destaca lavarse las manos frecuentemente, toser sobre el codo, no sobre las manos, utilizar alcohol en gel o lavarse con agua y jabón, y ante cualquier cuadro febril o espiratorio acudir a la consulta médica. 




RELACIONADAS

DÍA MUNDIAL DEL ASMA

“Asma en tiempos de pandemia”





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.