Viernes 10 de Julio del 2020



"Dios mío, nunca volveré a caminar"

30/05/2019


 Uma Thurman es una de las actrices fetiches de Quentin Tarantino. Sin embargo, la protagonista de Pulp Fiction no la pasó nada bien en la filmación de la segunda entrega de Kill Bill y recién más de diez años después se animó a contar que había sufrido un grave accidente mientras se ponía en la piel de Beatrix.

Uma Thurman pronuncia su monólogo de venganza mientras maneja a 64 kilómetros por hora (Kill Bill 2)
Fue en la escena en la que ella va manejando un auto por un camino  difícil mientras pronuncia su monólogo de venganza. Ella insistió en que se usara un doble de riesgo, pero el director no quiso. "Alcanza las 40 millas (64 kilómetros) por hora porque si no tu cabello no va a volar de la manera adecuada y te haré hacerlo de nuevo", insistió. El resultado: la actriz chocó. "Sentí ese dolor intenso y pensé: ’Dios mío, nunca volveré a caminar’. Cuando volví del hospital con un collar especial en mi cuello, con mis rodillas dañadas y un gran huevo en mi cabeza y una conmoción cerebral, quise ver el carro y quedé muy molesta", recordó ella tiempo después.Sin el Oscar y con dos años de recuperación.
En el largometraje musical Moulin Rouge Nicole Kidman se puso en la piel de la talentosa Satine, una bailarina del famoso burdel que se enamora de Christian (Ewan McGregor). En la película, la ex de Tom Cruise no solo actuó, sino que sorprendió cantando y bailando.  Kidman canta y baila en Moulin Rouge.
En uno de los covers que se representan en el filme, la actriz se cayó y terminó con una costilla rota y una lesión en una de sus rodillas. A pesar del dolor, quiso continuar con el rodaje. Candidata al Oscar por su labor, la artista tardó dos años en recuperarse.




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.