Sábado 25 de Mayo del 2019



Apresaron a “narco” jujeño en Bolivia

15/02/2019


 El jujeño José Miguel Farfán, quien está acusado  de ingresar cocaína al país en avionetas provenientes de Bolivia y que se encontraba prófugo desde 2015  como acusado de sobornar a un juez federal, fue  detenido en las últimas horas en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, informaron fuentes  judiciales. 

La captura se concretó el miércoles tras una investigación coordinada entre la Policía de Bolivia  y la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) y fue  celebrada por la ministra de Seguridad, Patricia  Bullrich, quien sostuvo en su cuenta de Twitter que  a Farfán (58) le decían “El Chapo Guzmán” del cono sur. 
Por su parte, el ministro de Gobierno boliviano,  Carlos Romero, explicó en una conferencia de  prensa que la detención de Farfán, bautizada “Operación Luna Rosa”, se logró “luego del cotejo de  datos y comunicaciones del entorno familiar” del  prófugo.
“Yo quiero hacer notar que esta persona ha abandonado de forma irregular la República Argentina,  no registra salida migratoria ni tampoco registra  ingreso legal en Bolivia. Sí ha obtenido dos cédulas de identidad y fraguado los datos, pero quiero  destacar los dispositivos de la Policia de Bolivia,  que han funcionado muy bien”, agregó el funcionario.
Farfán, oriundo de la localidad de Ledesma, había sido condenado por la Justicia de Salta  por el delito de “transporte de estupefacientes con  fines de comercialización” como consecuencia del  tráfico de 400 kilos de cocaína.
Se estableció que el hombre formaba parte de una  banda que traficaba cocaína en aviones que entraban en forma clandestina al país desde Bolivia.  
 Se trata del sujeto identificado como José Miguel Farfán, un jujeño de  58 años de edad, acusado de liderar  “una de las bandas más peligrosas  del país” y considerado por autoridades del Ministerio de Seguridad de la  Nación como “El Chapo Guzmán del  cono sur”, estaba siendo buscado por  Interpol desde el año 2015.
 El individuo vivía “en una impresionante mansión en Santa Cruz de la  Sierra: movía la cocaína en avionetas  desde Bolivia hacia el norte de Argentina y era uno de los narcotraficantes más buscados del país”, se informó. Farfán estaba prófugo luego  de haber sido condenado y está acusado además de pagar una coima al  juez José Antonio Solá Torino para  que le levante la orden de captura.
 En tanto, una serie de escuchas realizadas por personal de la policía aeroportuaria permitió conocer que “el  magistrado le llegó a pedir hasta 50  mil pesos y un auto para destrabar el  pedido de captura del narco que pretendía viajar a España con una gran  cantidad de cocaína”. Por ese hecho,  el mencionado juez fue condenado  en 2016 a una pena de 6 años de prisión, “aunque permanece en libertad  debido a que la sentencia aún no está  firme”.
 En tanto, el capo-narco había sido  condenado en 1999 pero en 2003 comenzó a ser buscado por no regresar  de una salida transitoria; en 2015 se  liberó la orden de captura internacional y finalmente fue capturado ayer  en Santa Cruz de la Sierra. Farfán  habría estado utilizando varias identidades falsas para no ser detectado,  ya que era uno de los diez delincuentes más buscados del país. La detención se produjo en un operativo conjunto entre Gendarmería nacional y  la policía de Bolivia. El sujeto había  ingresado al país vecino con una cédula falsa y según las pesquisas, desde Santa Cruz de la Sierra, “traía cocaína en avionetas”.
 El sujeto, considerado “el Chapo  Guzmán del cono sur”, es oriundo de  Libertador General San Martín, se  presentaba simuladamente como  agricultor y sus últimos domicilios  conocidos figuraban en la localidad  salteña de Apolinario Saravia y en  San Miguel de Tucumán. Farfán fue  detenido en la ciudad boliviana Santa  Cruz de la Sierra, acusado de traer  cocaína en avionetas desde Bolivia;  la captura se realizó en horas de la  noche, luego de una investigación  coordinada entre la policía de Bolivia y personal antidrogas de la Gendarmería argentina.
 La operación de detención de Farfán fue bautizada “Operación Luna  Rosa” y se logró luego del cotejo de  datos y comunicaciones del entorno  familiar del prófugo. Además, se supo que Farfán no registra salida migratoria ni tampoco registra ingreso  legal en Bolivia; en tanto que si obtuvo “dos cédulas de identidad y fraguado los datos” pese a lo que los  dispositivos de seguridad de la policía boliviana “han funcionado muy  bien”.
 Con anterioridad, Farfán había sido  condenado por un juzgado de Salta  por el delito de “transporte de estupefacientes con fines de comercialización” como consecuencia del tráfico de 400 kilos de cocaína.




RELACIONADAS





EN TITULOS

24/05/2019

SAN PEDRO

“Que el juez nos reciba, escuche y decida”

24/05 09:17

24/05/2019

PALPALA

Neumatón: semana del medio ambiente

24/05 09:25

24/05/2019

25 de Mayo en comuna Santa Ana

24/05 09:48






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.