Domingo 17 de Febrero del 2019



Primera jornada histórica del Cosquín Rock

11/02/2019


 Si hay una banda que nunca defrauda en un festival es Las Pelotas, porque en más de tres décadas de trayectoria jamás tuvo la necesidad de contaminarse; es por ese motivo que se  hace acreedora de la fidelidad de la  gente que la sigue hace años y de jóvenes que gracias a un festival tan  abarcativo como éste, tiene la posibilidad de escucharla en vivo y reivindicar su valor.

Previo al cierre del cuarteto de Hurlingham, subió al escenario Skay y  Los Fakires y llamó la atención su invitado, Richard Coleman, histórico  colaborador de Soda Stereo que se  hizo presente junto al ex guitarrista  de los Redonditos de Ricota para  echar por la borda el mito de la enemistad de grandes bandas que marcaron dos pilares en la historia del rock  nacional.
Además del encendido show de  Skay y el éxtasis de los seguidores,  que celebraron ‘Ji ji ji‘ entre más clásicos, otro de los momentos clave del  primer día fue el bloque indie del espacio Sur con Usted Señálemelo, El  Kuelgue, El Mató a un Policía Motorizado y Los Espíritus, una combinación estratégica de bandas en constante ascenso pero cuya frescura fue  captada desde el inicio.
Mientras en aquel punto cardinal  sonaba el electropop con toques  funky del bien recibido trío de jóvenes mendocinos Usted Señálemelo,  La Vela Puerca inauguraba un segmento rioplatense e invitaba a Rally  Barrionuevo a protagonizar uno de  los momentos más emotivos del  show con la canción ‘Luna de Neuquén‘.
Más temprano, el escenario Sur  presentaba a Izal, la segunda banda  española de la jornada (anteriormente había tocado La Pegatina) con un  sonido impecable y un frontman que  logró llamar la atención de los dispersos y de quienes se escondían a la  sombra.
Mientras el ritual de las banderas  seguía presente, desde Guasones, y  cada vez con más fuerzas en el escenario Norte con No Te Va Gustar, en  el Sur la gente se impacientaba y gritaba cuando se apagaban las luces del  sitio que minutos más tarde albergaría a El Kuelgue, como si se tratara  de un recital alejado del fenómeno  que lo envolvía, y aunque los músicos tuvieron que sortear varias dificultades técnicas, la gente prefirió  compartir su atardecer con ellos.
Después llegó el momento de El  Mató a un Policía Motorizado, que  hizo un repaso por las canciones más  celebradas de su discografía y transportó a las personas a una dimensión  de ensueño con las melodías bailables y letras pegadizas de grandes  canciones como ‘Más o menos‘,  ‘Mundo extraño‘ y ‘La síntesis‘.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.