Jueves 20 de Junio del 2019



Compartía con amigos, se descompensó y murió

28/01/2019


  Un hombre de 42 años de edad que  compartía momentos con amigos en  la madrugada de ayer en avenida  Olavarría del barrio Cuyaya, se descompensó y falleció al instante producto de un paro cardiorrespiratorio  fulminante, provocando el escozor  entre sus compañeros.

 El desgraciado suceso tuvo lugar  ayer cerca de las 07:35 en avenida  Olavarría casi esquina Yécora del  barrio Cuyaya, cuando varias personas aparentemente compartían bebidas dentro de un rodado, y en determinado momento uno de ellos descendió del rodado.
 No caminó mucho que se descompensó y cayó a la cinta asfáltica. Al  advertir la situación los amigos intentaron reanimarlo al tiempo que  otros daban aviso al 911 y al Same.
 Cuando llegaron los paramédicos  desgraciadamente el masculino  identificado posteriormente como  Marcos Antonio R., de 42 años de  edad, había dejado de existir. La víctima residía en un domicilio del mismo barrio Cuyaya.
 También se hizo presente personal  de la Comisaría Seccional N´ 4 de dicho sector barrial, labrando las actuaciones sumarias del caso con  anuencia de la Fiscalía Penal de feria.
 Luego de la autopsia efectuada en  la morgue judicial de Alto Comedero, en horas de la tarde de ayer se estaba entregando el cuerpo a los familiares para las correspondientes exequias.
 El paro cardíaco repentino es la  pérdida repentina e inesperada de la  función cardíaca, la respiración y el  conocimiento. Suele surgir de una  alteración eléctrica en el corazón que  modifica su acción bombeadora y  detiene el flujo sanguíneo al resto del  cuerpo.
 Los síntomas del paro cardíaco repentino son inmediatos y drásticos y  comprenden: colapso súbito, falta de  pulso, falta de respiración y pérdida  del conocimiento. El paro cardíaco  repentino es diferente de un ataque  cardíaco.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.