Sábado 22 de Febrero del 2020



DIEZ PERSONAS APRESADAS TRAS CRUZAR LA VALLA

Migrantes presionan en la frontera México-EE.UU.

16/11/2018


 Ciudad de México,(ANSA)- Cuatro inmigrantes, dos mujeres, un  hombre y un niño, se entregaron a la  Patrulla Fronteriza de Estados Unidos al cruzar la valla en Tijuana,  mientras siguen llegando a esa ciudad de la frontera mexicana. La  prensa estadounidense daba cuenta  ayer de unas diez personas arrestadas  por las autoridades estadounidenses  en su territorio.

En tanto, dos gobernadores de estados involucrados en la llegada de las  caravanas de inmigrantes de la región limítrofe se reunieron con el ministro de Gobernación, Alfonso Navarrete, con el canciller Luis Videgaray y con el comisionado de la  Policía Federal Manelich Castilla.
El encuentro sirvió para analizar la  situación y las medidas a tomar por  el arribo de miles de centroamericanos, ante la necesidad de contar con  los recursos para afrontar su presencia.
El primero en trepar por la valla  metálica de unos seis metros de altura en la zona de las playas de Tijuana, alrededor del mediodía del miércoles, fue un guatemalteco no identificado.
El joven caminó de manera tranquila hacia un grupo de agentes con los  brazos levantados, se quitó la chaqueta y fue de inmediato revisado  corporalmente.
Algunos de sus compañeros lo conminaban a gritos del lado mexicano  que no lo hiciera, porque sería deportado de inmediato, pero el joven desatendió los llamados.
Unas dos horas más tarde, dos mujeres hondureñas, Jazmin Carrillo, de  19 años y con tres meses de embarazo y Aurora Miranda, con su hijo de  3 años, Bradley, hizo lo mismo pero  ingresando entre los tubos de la barrera, que dejan un pequeño espacio  libre.
“No me di cuenta, cuando volteé ya  estaban ellos dirigiéndose a la Patrulla. Se Siente horrible, no sé que voy  a hacer, pero ir para allá (Estados (unidos) ya no. Me voy a quedar en  México”, afirmó Moisés Miranda de  17 años, esposo de una de las mujeres.
Moisés dijo que en Honduras trabajaba en el campo pero sólo ganaba 3  dólares al día y declaró estar “muy  cansado”.
“No sabe todo lo que hemos pasado  para llegar aquí”, afirmó el hombre  visiblemente abatido.
En tanto, los gobernadores de los  estados de Sonora, Claudia Pavlovich y de Baja California Francisco  Vega, expresaron su incertidumbre  por la falta de fondos para atender a  los recién llegados y por la posibilidad de que sus capacidades se vean  rebasadas.
“Hay preocupación no porque no  queramos recibirlos sino porque lo  que queremos es atenderlos, brindarles trabajo y no muchos estados tenemos la fortaleza para poder hacerlo,  la verdad”, afirmó Pavlovich.
En Tijuana, Tecate y Mexicali, las  tres principales ciudades de la frontera con Estados Unidos, los refugios  están totalmente rebasados por dos  anteriores oleadas de migrantes procedentes de países africanos y de  Haití.
Muchos de los migrantes antiguos  suelen vagar en las calles, dormir en  parques o en cuevas junto a los sistemas de drenaje y pedir limosna a las  personas.
Por ahora, han arribado más de  2.000 migrantes a Tijuana, pero se  teme que en cuestión de días la cifra  se duplique o triplique y al final arriben unos 10.000 centroamericanos, a  partir de la primera caravana que se  inició el 12 de octubre en San Pedro  Sula, Honduras y de varias otras que  le siguieron.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.