Lunes 09 de Diciembre del 2019



A UN AÑO DE LA DESAPARICIÓN

Incertidumbre sobre los 44 marinos del ARA San Juan

15/11/2018


 Buenos Aires,-Una búsqueda todavía infructuosa, una causa judicial  que aún no tiene imputados y la espera de los familiares de los 44 tripulantes que aguardan por la verdad  constituyen el panorama actual de la  desaparición del submarino ARA  San Juan de la Armada Argentina,  perdido desde hace un año.
“Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N´ 3 ocasionó cortocircuito y  principio de incendio en el balcón de  barra de baterías. Baterías de proa  fuera de servicio al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal.  Mantendré informado”, comunicó el  comandante del ARA San Juan, el  capitán de fragata Pedro Martínez  Fernández a la 7.30 del 15 de noviembre de 2017.
Esa fue la última comunicación que  se produjo desde el submarino con la  base naval de Mar del Plata, cuando  la nave se encontraba a 432 kilómetros de la costa patagónica, a la altura  del Golfo San Jorge.
El 8 de noviembre, la nave había  partido desde Ushuaia en una misión  de patrullaje por el litoral marítimo  argentino, y se sabe que un día antes  de su desaparición reportó un desperfecto eléctrico y un principio de  incendio en su sala de máquinas que  resultó subsanado por la tripulación.
Dos días después de haber informado su última posición, el Gobierno  argentino reconoció el extravío de la  nave, y activó el protocolo SAR para  la búsqueda y rescate de embarcaciones.
El Poder Ejecutivo solicitó ayuda  internacional y navíos de Argentina,  Alemania, Brasil, Chile, Colombia,  Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Noruega, Perú, Uruguay y Rusia participaron de un operativo que  se desplegó en un área de más de casi  500 mil kilómetros cuadrados.
Con las operaciones en marcha, el  23 de noviembre, el vocero de la Marina, el capitán de fragata Enrique  Balbi, informó a la prensa que la Marina de los Estados Unidos y la Organización del Tratado para la Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO), con sede en  Viena, Austria, habían detectado “un  evento anómalo, corto y consecuente  con una explosión/implosión” en la  zona por la cual navegaba el sumergible.
Una semana después, el Gobierno  anunció oficialmente que no había  posibilidades de encontrar sobrevivientes y que se había cubierto la totalidad del área de búsqueda. Sin embargo se negó a declarar duelo nacional hasta no tener al menos una  fotografía del ARA San Juan hundido en el fondo del mar.
Mientras se conformaba una Comisión Bicameral en el Congreso, el  ministro de Defensa, Oscar Aguad,  dispuso a fin de 2017 el pase a retiro  del jefe de la Armada, el almirante  Marcelo Srur, y su reemplazo por el  vicealmirante José Luis Villán.
A los pocos días de ocurrida la desaparición de la nave, se inició en el  juzgado federal de la ciudad santacruceña de Caleta Olivia una causa  por averiguación de ilícito que quedó  a cargo de la jueza Marta Yáñez.
Un grupo de familiares de los marinos del ARA San Juan se presentaron como querellantes en la investigación, con la representación de Luis  Tagliapietra, padre de Alejandro, un  teniente de corbeta que tripulaba el  sumergible.
Pese a los pedidos de las querellas,  la jueza aún no formuló imputaciones, y aseguró en los últimos días  que “no se apresurará” a la hora de  llamar a indagatorias.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.