Domingo 24 de Marzo del 2019



Elena Roger y Mariano Torre:

La sustentabilidad como forma de vida.

11/11/2018


 - ¿Cómo nace el proyecto Navetierra?

E.R.: Todo empezó cuando quisimos, con Mariano, construir nuestra casa en Buenos Aires y nos planteamos de qué manera queríamos vivir y cuál sería el mensaje que dejaríamos a nuestros hijos y futuros nietos. Buscábamos una manera fuera de lo convencional de construir una casa, vimos un documental de Michael Reynolds que nos encantó y decidimos contactarlo.  

-¿Y respondió rápidamente?
M.T.: Sí, le escribimos un mail pero le dijimos que la casa queríamos construirla en Ushuaia, porque si le decíamos que era para Buenos Aires no sería tan novedoso para él. Construir en "el fin del mundo" sonaba más interesante, y así fue. Además, yo nací en Ushuaia pero a los dieciocho años me fui a vivir a Buenos Aires, por eso pensé en dejar algo significativo en mi ciudad.

-¿Y cómo fue todo el proceso?
M.T.: Me contacté con la Municipalidad para conseguir el terreno y parte de la mano de obra,  Michael Reynold tuvo que venir tres veces para organizar la construcción. Finalmente, el proyecto de Navetierra se convirtió en una Academia donde Michael Reynoldos enseñó a setenta personas de todas partes del mundo para que pudieran replicar sus conocimientos.

A pocos días de emprender el viaje tuvieron la inquietud de documentar ese sueño ,que de a poco, construía otros paradigmas de vida. Se contactaron con amistades del cine como Julia Solomonoff , Sebastián Puenzo y Agustín Núñez para tener un registro que luego llegaría a la pantalla grande.

-En el momento de dirigir la película, ¿Cuál fue el mayor desafío?
M.T.: Fue decidir qué es lo queríamos contar de esa experiencia y cómo contarlo. Luego de visualizar todo el material decidimos contar el hecho, pero no de la construcción en sí, sino de lo que le sucedía a las personas con esta experiencia. Reflexionar sobre cómo vivimos y desde qué paradigma estamos parados, si desde el dinero o desde el amor. Ver qué se puede cambiar para hacerle bien al planeta y que cuando se trabaja al servicio de alguien, suceden cosas diferentes.
E:R: Además, quisimos mostrar que cuando uno tiene una idea o un sueño lo puede poner en acción y se pueden modificar y hacer muchas cosas interesantes. 

-¿Y cómo es la casa de ustedes?
E.R.: Justo tocaste un punto débil (risas).
M.T.: Estamos haciendo una casa con los seis principios básicos de sustentabilidad. Construida entre medianeras en el barrio de Barracas en Capital Federal. Tiene la capacidad de potabilizar agua de lluvia para cien días, biogás, calefacción solar, agua solar, las paredes están hechas con barro y botellas y hay un espacio para la huerta.

-Algo impensado para Capital Federal...
E.R.: Exactamente, pero lo bueno es que no hace falta ir a lugares descampados para vivir sustentablemente. Hay otras formas de vivir una vida lo más sustentablemente posible.

En su adolescencia, Elena Roger formó parte del grupo Costanera Sur de la Fundación Vida Silvestre, lugar que le permitió tener información sobre el maltrato animal y al planeta."De grande,  me día cuenta que podía decir algo y la gente me escucharía entonces empecé a dar un mensaje sobre cómo mejorar nuestra forma de vida ".

- No es fácil ser consecuentes con lo que uno dice y luego hace..
E.R.: Si, es difícil pero en nuestro día a día lo intentamos. Mi deseo es siempre dar un paso adelante con este tema , es un camino que me gustaría que la sociedad tome. En  mi viaje y en esta experiencia de la tierra pienso en respetar al que tengo al lado, sea planta, animal o ser humano para dejarle un mundo mejor a mis hijos.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.