Jueves 20 de Junio del 2019



LIGIA AMADIO Y DANIEL MISIUK

Dos impulsos frenéticos, una misma pasión

05/11/2018


  • LIGIA AMADIO
  • DANIEL MISIUK

 Quienes tuvieron el placer de asistir a los conciertos ofrecidos el sábado y el domingo en el teatro Mitre, en el marco del Festival Internacional de Arte Sustentable "Jujuy Corazón Andino", pudieron disfrutar de la batuta de dos directores orquestales increíbles, que comparten una misma pasión: la música.

En la noche inaugural de los conciertos, en la batuta se pudo apreciar la excelente performance de Ligia Amadío, quien dirigió a la orquesta "Jujuy Corazón Adino" que está confirmada por músicos solistas de las más importantes formaciones a nivel mundial.La pasión, el frenesí, el impulso energético con el que fue desplegando la dirección de las composiciones que fueron elegidas para el concierto, sumaron sin dudas al disfrute en una noche en la que los astros confluyeron en Jujuy y desplegaron el brillo de grandes estrellas.
El Concierto para Bandoneón, de Astor Piazzolla, con el maestro Néstor Marconi como invitado especial; “Escenas Rurales (El Cardal y Doma India)”, de Gerardo Gardelín, obra ganadora del concurso del festival y finalmente la dirección pasional de la  Sinfonía N° 5 de Tchaikovsky (Andante - Scherzo: Allegro con anima/ Andante cantabile, con alcuna licenza - Non Allegro - Andante maestoso/ Valse: Allegro moderato con patrioso/ Andante maestoso - Non Allegro - Presto Furioso - Allegro maestoso - Allegro vivace - Scherzo: Allegro con anima) realmente deslumbró a todos los presentes ganando el aplauso sostenido de un público en pie que reconoció a la gran maestra y a los destacadísimos músicos que hicieron posible una velada inigualable.
Más distendido, ecléctico con un repertorio más moderno que incluyó temas de, Piazzolla, Roberto Carlos, Villalobos, Ed Sheeran y un homenaje a Elvis Presley se vio al director de la Orquesta GPA de Brasil, conformada por jóvenes brillantes que presentaron un concierto fresco. Lo novedoso quizás para el público jujeño fue escuchar el sonido del birimbao. El público de pie, con aplausos sostenidos casi interminables, coronaron la presentación de la orquesta que terminó con las líneas de violines tocando en la platea.Ver a los directores dirigiendo es un espectáculo único, porque de alguna manera el lenguaje corporal que acompaña su tarea hace que el concierto se inunde de una energía muy especial.




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.