Sábado 07 de Diciembre del 2019



CUADERNOS DE LA CORRUPCIÓN “K”

La Justicia mira ahora a los bancos

Coletazos por los “Cuadernos de Centeno” podrían llegar a los despachos de los banqueros más importantes del país, ya que según cálculos de la Fiscalía, por el auto que condujo el chofer Omar Centeno pasaron u$s 160 millones. En el juzgado de Claudio Bonadio hablan de más de u$s 200 millones.

10/08/2018


 Buenos Aires,-Coletazos por los  “Cuadernos de Centeno” podrían llegar a los despachos de los banqueros  más importantes del país, ya que según cálculos de la Fiscalía, por el auto que condujo el chofer Omar Centeno pasaron u$s 160 millones. En el  juzgado de Claudio Bonadio hablan  de más de u$s 200 millones.

Los supuestos pagos de coimas de  empresarios a funcionarios públicos  se cuentan por cifras que van de los  u$s 250.000 a u$s 1,5 millones. 
La investigación está en marcha y  tiene varias direcciones, con decenas  de imputados, algunos detenidos y  varios arrepentidos, pero hay una  misma pregunta recurrente: ¿De  dónde salían los millones de dólares  que tenían los empresarios si todavía  existía el cepo cambiario? Las miradas apuntan a los bancos.
El fiscal federal Federico Delgado  aseguró esta semana que la trama por  los sobornos de Odebrecht en Brasil  tiene correlato y similitudes con el  escándalo destapado por el remisero  de Baratta en la Argentina. “Es bastante similar en cuanto a los actores,  las fechas, los nombres que dan vuelta por los medios de comunicación”,  señaló el investigador, y agregó:  “Son casos parecidos, con protagonistas, montos, intermediarios, bancos similares, en los mismos países”.
¿Bancos? Sí, el fiscal dijo “bancos”. 
Casi sin meditarlo, Delgado abrió  una puerta que podría derivar en una  crisis de credibilidad, aún mayor a la  que hoy se vive en el país, con el dólar al abismo de los $ 30. 
Si se sigue ésta línea, la hipótesis  investigativa girará en torno al presunto lavado de dinero, minimizando  así el cohecho, los aportes ilegales de  campaña o la extorsión. El lavado de  activos prevé penas de tres a diez  años de prisión y una multa que puede variar entre 2 y 10 veces el monto  de la operación.
El cepo cambiario rigió desde octubre de 2011 a diciembre de 2015. En  los segundos cuatro años de gobierno  de Cristina de Kirchner, los argentinos que deseaban comprar dólares  debían pedir permiso a la AFIP y tenían topes mensuales para adquirir  divisas. 
Cuando la medida comenzó a regir,  el tipo de cambio apenas superaba  los $ 4, pero la presión del “blue” lo  fue inflando. Al final del camino,  cuando Mauricio Macri lo desarmó,  cotizaba unos $ 13,50.
El historial del cepo fue in crescendo. En febrero de 2012 se dictaminó  que las empresas no podrían comprar  divisas para girar regalías y dividendos al exterior. Al mes siguiente, en  marzo de 2012, el Banco Central estableció que sólo se podía extraer  moneda extranjera en cajeros del exterior contra cuentas locales en dólares y siempre que esas cuentas tuvieran fondos, al tiempo que se comenzaron a bloquear los giros minoristas  fuera del país. En mayo, la AFIP bloqueó la compra de dólares para el  atesoramiento y anunció más controles a los “arbolitos”.
Luego, se impidió el retiro de dólares en cajeros automáticos, se incluyó en el cepo al turismo, se eliminó  la posibilidad de comprar divisas para ahorro, aparece el “dólar tarjeta”,  se limitó el uso de dólares para comprar viviendas, se fijó un tope de u$s  2.000 por mes para los que percibían  ingreso por más $ 80.000 mensuales,  se redujeron los cupos compradores  para importadores. Para ese entonces, conseguir un fajo de u$s 10.000  legales era más difícil que ganar un  Mundial de Fútbol.
Sin embargo, de los ‘Cuadernos de  Centeno‘ se desprende que los empresarios involucrados en la coimas  juntaban más de u$s 1 millón sin inconvenientes, sin topes ni máximos.
“El 30 de junio de 2015 Néstor Lazarte -secretario de Baratta- retiró  u$s 1.500.000 que le entregó Sánchez Caballero en el garaje del hotel  Hilton”, dice la imputación contra el  exgerente de IECSA, la exconstructora de Ángelo Calcaterra, a quien le  atribuyen 13 fechas más en las que  habría realizado pagos por un total  de u$s 6.550.000, aunque las estimaciones periodísticas llegaban a u$s 8  millones. 




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.