Lunes 25 de Mayo del 2020



PERO ADVIERTEN QUE PODRÍA HABER DEJADO MÁS BOMBAS

Se inmoló el atacante de Austin en Texas

El sospechoso de los atentados con bomba que mantuvo en vilo a los habitantes de Austin, la capital de Texas, se inmoló ayer a bordo de su vehículo y puso a fin a un intenso operativo para atraparlo, aunque las autoridades advirtieron que podría haber colocado bombas en más lugares.

21/03/2018


El sospechoso de los atentados con bomba que mantuvo en vilo a los habitantes de Austin,  la capital de Texas, se inmoló ayer a bordo de su  vehículo y puso a fin a un intenso operativo para  atraparlo, aunque las autoridades advirtieron que  podría haber colocado bombas en más lugares.

La policía identificó al hombre como Mark Anthony Conditt, un joven blanco de 24 años, aunque  todavía se investiga el móvil de los atentados y si  actuó sólo en los cinco atentados con bomba en  Austin y en Schertz, en los suburbios de San Antonio, que causaron la muerte a dos personas e hirieron a cuatro.
La policía, que trabaja en el operativo junto al  FBI y la Agencia de Tabaco, Explosivos y Alcohol  (ATF), fue tras la pista de Conditt a partir del último intento de ataque, contra un centro de distribución de FedEx en Austin.
Un operario detectó el paquete sospechoso y las  autoridades lograron desactivarlo antes de que explote.
Además, las imágenes tomadas por las cámaras  de seguridad permitieron seguir la pista.
El jefe de Policía de Austin, Brian Manley, dijo  que hallaron el vehículo de Conditt en un hotel de  la ruta interestatal 35, a unos 30 kilómetro de Austin y que aguardaban la llegada de refuerzos para  detenerlo pero el hombre comenzó a alejarse en su  camioneta.
Un equipo de SWAT comenzó a seguirlo, el  hombre chocó contra una zanja en la ruta y, cuando  notó que los agentes del grupo de élite de acercaban, detonó un artefacto explosivo dentro del vehículo, relató Manley.
En una imagen aérea publicada por el diario Austin American Statesman, se puede ver la camioneta  4x4 de Conditt con sus vidrios estallados, rodeada  de tres camionetas blancas -presuntamente del  SWAT-, una de ellas chocada y pegada al vehículo  del sospechoso.
El alcalde de Pflugerville, a 30 kilómetros de  Austin, dijo que el presunto autor de los ataques  era residente de la ciudad y que vivía a dos cuadras  de su casa.
Austin y la vecina Schertz fueron escenario de  cinco ataques en menos de tres semanas, los últimos en menos de 48 horas.
Los primeros tres ataques llevaron a la policía a  pensar que se trataba de un atacante serial y motivado por cuestiones raciales, debido a que las víctimas eran dos afroamericanos y una hispana.
Sin embargo, un cuarto ataque en Black Dawn  Song Dr, un barrio de residentes predominantemente blancos en el sureste de la capital texana,  debilitó esa teoría.
Ese ataque, ocurrido el 18 de marzo, desató el terror entre los habitantes de la ciudad sureña, que  desde entonces reportaron 1.257 denuncias por paquetes sospechosos, 420 en las 12 horas posteriores a la cuarta explosión.




RELACIONADAS

PARA AYUDAR A LAS MINORÍAS EN ESTADOS UNIDOS

Magic Johnson donará 100 millones de dólares

ANTE REAPERTURAS EN MUCHOS PAÍSES

La OMS alerta sobre rebrotes de Covid-19

NO FRENA LA REAPERTURA DE ACTIVIDADES

EE.UU. superó las 70.000 muertes por el covonavirus

POR LA POLICÍA FEDERAL

Bolsonaro mandó a callar a periodistas








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.