Martes 07 de Julio del 2020



Criminal de guerra se suicidó en el Tribunal de La Haya

El ex líder militar de las fuerzas croatas en Bosnia Slobodan Praljak murió ayer en un hospital de La Haya tras ingerir veneno poco después de escuchar cómo el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPYI) confirmaba su condena a 20 años por crímenes de guerra.

29/11/2017


El ex líder militar de las  fuerzas croatas en Bosnia Slobodan  Praljak murió ayer en un hospital de  La Haya tras ingerir veneno poco  después de escuchar cómo el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPYI) confirmaba  su condena a 20 años por crímenes  de guerra.

El hecho ocurrió durante la audiencia en la que Praljak esperaba la decisión del Tribunal en relación con la  apelación por la condena dictada  contra él en 2013, informó la agencia  de noticias oficial croata HINA.
Durante la lectura de la sentencia,  el juez Carmel Agius debió suspender abruptamente la audiencia de  apelación cuando Praljak aseguró  ante los magistrados que había bebido veneno.
El criminal protestó fuertemente  contra su condena, defendió su inocencia y después bebió una sustancia  -por ahora desconocida- de un pequeño frasco.
“He tomado veneno”, gritó el criminal de guerra de 72 años ante el  tribunal, versión también sostenida  por su abogada, según informaron las  agencias de noticias EFE y DPA .
En medio de gran confusión, los letrados y secretarios presentes en la  sala se levantaron, los traductores  bloquearon los micrófonos de la sala  y el juez ordenó que se corrieran las  cortinas del banquillo de los acusados, mientras el líquido era llevado al  laboratorio para su análisis.
En la sala también eran juzgados  otros cinco ex líderes políticos y militares croatas de Bosnia.
Los seis acusados habían sido ya  condenados en primera instancia en  2013 por crímenes en la ciudad de  Mostar, donde los croatas de Bosnia  y los musulmanes lucharon entre  1993 y 1994, y la Corte confirmó la  sentencia de todos ellos.
Praljak fue comandante del Estado  mayor de las fuerzas de Defensa croatas de Bosnia (HVO) y la Corte  consideró que ignoró todas las peticiones de ayuda cuando, en verano  de 1993, los soldados serbiocroatas  persiguieron a los musulmanes en  Mostar.
Según la sentencia original, en los  campos para civiles musulmanes  bosnios “murieron mujeres, niños y  ancianos sometidos a condiciones inhumanas, sin agua, comida o atención médica”.
En el primer juicio se consideró que  había causado “un daño enorme a la  población musulmana”.
Praljak fue quien ordenó bombardear el puente otomano de Mostar,  en la región de Herzegovina, que  cruza el río Neretva y une las dos  partes de la ciudad.
Pese a que el puente se convirtió en  un símbolo de la destrucción de la  guerra, y era una de las piezas más  conocidas de la arquitectura islámica  en los Balcanes, en la apelación se  aceptó la explicación del viejo militar, para quien era “un objetivo militar más”.




RELACIONADAS

LA POBREZA SIGUE CRECIENDO EN EL MUNDO

Señales positivas de China y España contra el Covid-19





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.