Domingo 05 de Julio del 2020



TRAGEDIA DE ONCE

De Vido acusado por el estado del Sarmiento

El ex ministro de Planificación Federal y actual diputado nacional Julio De Vido comenzó a ser juzgado hoy por su responsabilidad en la tragedia ferroviaria de Once y escuchó las acusaciones en su contra por el “deplorable” estado del tren Sarmiento.

27/09/2017


El ex ministro de  Planificación Federal y actual diputado nacional Julio De Vido comenzó a ser juzgado hoy por su responsabilidad en la tragedia ferroviaria de  Once y escuchó las acusaciones en  su contra por el “deplorable” estado  del tren Sarmiento.

La primera audiencia duró unas  cinco horas, que en su mayor parte  estuvieron dedicadas a la lectura de  la acusación en contra de De Vido  por parte de la fiscalía federal de Ramiro González, por los delitos de estrago culposo y fraude al Estado.
El requerimiento del fiscal incluyó  acusaciones sobre la forma de funcionamiento, las “deficiencias” y el  estado del ferrocarril Sarmiento, antes del choque del 22 de febrero de  2012 en la estación de trenes de Once, que mató a 51 personas, de las  cuales una estaba embarazada.
Durante toda la audiencia De Vido  estuvo sentado al lado de sus flamantes abogados, Maximiliano Rusconi  y Gabriel Palmeiras, quienes asumieron su defensa esta semana luego  de que al ex funcionario le renunciaron sus letrados, y nunca miró hacia  atrás, donde estaban sentados los familiares de las víctimas.
De Vido llegó a Comodoro Py a las  9.20 y diez minutos más tarde comenzó la audiencia del primer juicio  oral y público en su contra, donde  también será juzgado el ex jefe de la  Unidad de Renegociación y Análisis  de Contratos de Servicios Públicos,  Gustavo Simeonoff.
Luego de permitir el acceso a los  fotógrafos para que registraran el comienzo del juicio, Pablo Bertuzzi,  Néstor Costabel y Gabriela López  Iñíguez comenzaron con la lectura  del requerimiento fiscal. Desde Ushuaia y por videoconferencia, seguía  el debate la jueza federal de esa ciudad Jana D’Alessio, nombrada suplente para este debate.
De Vido siguió la lectura sentado  en la primera fila de la sala de audiencias, de cara a los jueces y de espaldas a los familiares de las víctimas ubicados tras un vidrio blindado,  en el sector destinado al público: poco antes, se habían manifestado en  las afueras del Tribunal con pancartas en reclamo por “Justicia para las  víctimas del tren de Once”.
El ex ministro escuchó inquieto,  consultando su celular, entrelazando  los dedos de sus manos, cruzándose  de brazos o tocándose la barba, o mirando a su abogado mientras se leían  uno por uno los nombres de todas las  víctimas y las acusaciones del fiscal.
“Pese a las advertencias, no se dio  de baja el contrato del Sarmiento”,  advirtió el fiscal González en su requerimiento al aludir al “afán de lucro” de la concesionaria TBA, que  no realizaba -según la Justicia- las tareas de mantenimiento necesarias  por “anteponer sus intereses económicos”.
Esto está “en los orígenes de este  suceso, con un sistema ferroviario  que operaba TBA en una situación límite, por lo cual hechos luctuosos  como el aquí ventilado podían ocurrir en cualquier momento”, agregó  el fiscal en su acusación.
La lectura incluyó transcripciones  de escuchas telefónicas en las que  empleados de la empresa concesionaria advertían sobre reiteradas fallas en las formaciones que hacían el  mismo recorrido que el tren siniestrado.
La audiencia se interrumpió para un  breve cuarto intermedio de 15 minutos y continuó luego con el requerimiento fiscal, al que le siguieron luego, y en forma resumida, los formulados por las querellas del caso.
Apenas iniciado el juicio, la defensa de De Vido hizo circular un comunicado en el que criticó las acusaciones e insistió con que la culpa del siniestro fue del maquinista de la  formación, Marcos Córdoba, ya condenado en un primer juicio a tres  años y seis meses de prisión.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.