Lunes 17 de Junio del 2019



LA PENITENCIARIA BALEADA PRESENTA UNA EVOLUCION DE SU SALUD

El agresor estaba licenciado por problemas psiquiátricos

El agresor de la penitenciaria Romina Castro, quien fuera baleado por Pablo Mamaní Luzcubir en la noche del miércoles en barrio Cuyaya, estaba licenciado por razones psiquiátricas desde hace un año en la misma fuerza de seguridad; y además, a principios de año intentó degollar a su ex pareja.

21/09/2017


 El agresor de la penitenciaria Romina Castro, quien fuera baleado por  Pablo Mamaní Luzcubir en la noche  del miércoles en barrio Cuyaya, estaba licenciado por razones psiquiátricas desde hace un año en la misma  fuerza de seguridad; y además, a  principios de año intentó degollar a  su ex pareja. Increíblemente, sólo tenía una restricción perimetral pese a  los antecedentes y lo sucedido recientemente. Mientras tanto, Castro  continúa en Terapia Intensiva del  “Pablo Soria”, aunque evoluciona favorablemente, según dijeron profesionales médicos.

 Según datos revelados por la progenitora de Castro, María Eulogia  Vázquez, su hija recibía amenazas  constantes y que ya había denunciado con anterioridad por otros hechos  a su ex pareja. Por las denuncias, tenía restricción perimetral pero el  agresor no lo cumplía. La amenazaba, le rompía el auto y ya la había  agredido con un cuchillo, desde que  iniciaran una conflictiva relación hace seis meses, .
 Como agravante, envió mensajes  de textos intimidatorios al hijo de  Castro, de 14 años de dad. La penitenciaria tiene además una hija de 3  años, quien por fortuna no estaba al  momento que se produjeron los disparos.,
 La madre dijo que Romina ya había  hecho varias denuncias a su ex pareja, aclarando que no llegaron a vivir  juntos ni tienen hijos en común.  “Llamaba a cualquier hora de la madrugada. Le ha roto los vidrios del  auto varias veces, le robó la rueda de  auxilio. De todo eso tiene denuncias”, graficó la mujer que también  fue víctima del hombre que pertenece al Servicio Penitenciario de la  Provincia y que está prófugo desde  anoche.
 Dio cuenta además, que “se hacía  pasar por abogado y me decía que me  iba a matar”, revelando las amenazas  que también recibió.
 con voz entrecortada, la progenitora decía, “mi hija ya lo venía denunciando varias veces, había pedido  custodia y una restricción perimetral,  pero él no la cumplía”.
 Y recordó que meses atrás, “había  sido atacada por Mamaní, con un cuchillo le hizo cortes en la cabeza, la  quería degollar.
 Respecto a como sucedió el último  ataque, relató que Romina había salido de la casa a guardar el auto porque  él se lo rompía, cuando se escucharon cinco disparos, tres de los cuales  dieron en el cuerpo de la joven.
 “Vino la policía, el SAME, y la canalizaron. Le dolía mucho y sangraba, le faltaba el aire”, relató la mujer,  quien agregó, “él después llamó diciendo que iba a incendiar la casa y  que no iba a quedar ninguno vivo”.
 Por otro lado se conoció que Mamaní Luzcubir se presentó horas después de incógnito en el Hospital “Pablo Soria” averiguando sobre el estado de salud de Castro, y preguntando  “si estaba muerta”. Los policías que  aún estaban en las actuaciones sumarias del caso, no se percataron de  ello, ni hubo persona alguna del entorno de la víctima que lo identificara en esos momentos. Está siendo  buscado intensamente y por el momento dejó de frecuentar los domicilios habituales.




RELACIONADAS





EN TITULOS







E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.