Miércoles 17 de Julio del 2019



CARTA DEL LECTOR

Refugiados sirios

Señor Director: hay veces en la vida que uno se sorprende de las actitudes de personas que consideramos amigas.

10/09/2015


 Señor Director: hay veces en la vida que uno se sorprende de las actitudes de personas que consideramos amigas. Sucedió que la Sociedad Sirio Libanesa de Jujuy convocó a una reunión informal sobre los refugiados sirios y su posible arraigo y acogimiento en la Argentina.

Al efecto, el señor Delegado de la Dirección Nacional de Migraciones en Jujuy, Dr. José Macedo Moresi, informó sobre las nuevas leyes migratorias.
Luego de la disertación del señor Delegado se habló de la posibilidad de acoger en Jujuy a algunos familiares y los requisitos de la misma.
Algunos familiares comentaron que milagrosamente se habían comunicado con ellos y otros tenían ya contactos avanzados para el ingreso de sus 
parientes a nuestro país. No es nuestro caso.
También había personas que sin tener lazos de consanguinidad deseaban ayudar y recibir en sus casas a posibles refugiados.
Curiosamente uno de los representes de la Comisión Directiva de la Sociedad Sirio Libanesa, dando como finalizada la reunión, minimizó la apocalíptica migración mundial en Europa, diciendo o dando a entender que no pasaba nada, todo estaba bien.
Sucedió que la que subscribe, hija de vasco, nieta de alemán, de abuela y madre argentinas, reaccionó con indignación, no entendía como se podía expresar de esa forma.
Nosotros (mi esposo y yo) fuimos con una carga emocional muy grande, con el corazón partido por el dolor porque esta situación de exilio la vivió mi familia vasca en 1937 a consecuencia de la Guerra Civil Española. Mi reacción fue la de encararlo y decirle que la Televisión Europea mostraba la mar de gente que deambulaba por Europa y que deberíamos esperar a diciembre para poder ponernos de acuerdo con el nuevo gobierno, que es el que podría asegurar un correcto proceso de acogimiento para los refugiados sirios, ya que con seguridad, este suceso sería tratado en el Congreso de la Nación. Lamentablemente se entendió que estaba haciendo política.
Bienvenida sea la política si se entiende que es la ciencia (correcta administración) y el arte (sensibilidad) de gobernar.
Este “caballero” me pidió públicamente que callara, no escuchaba lo que le pedía y lo más doloroso es que lo consideraba un amigo.
María Celia Aróstegui Reuter de Salum




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.