Domingo 22 de Setiembre del 2019



A TRAVES DE SU DEFENSOR DIJO QUE “NO RECUERDA NADA”

El policía federal detenido se excusó de prestar declaración

El policía federal Julio Bravo fue llevado ayer al Ministerio Público de la Acusación Fiscal a los fines de notificarse de causa, imputación y designación de abogado defensor, ocasión en la cual se abstuvo de prestar declaración cuando se le consultó si deseaba hacerlo.

11/07/2017


  El policía federal Julio Bravo fue  llevado ayer al Ministerio Público de  la Acusación Fiscal a los fines de notificarse de causa, imputación y designación de abogado defensor, ocasión en la cual se abstuvo de prestar  declaración cuando se le consultó si  deseaba hacerlo.

 Desde celdas de la Brigada de Investigaciones fue trasladado hacia  oficinas de la Fiscalía de Investigación Penal N´ 4 a cargo del Dr. Aldo  Lozano, donde lo esperaba su abogado defensor el Dr. Carlos Salas, con  quien cumplió el trámite previsto en  el Código de Procedimiento Penal.
 Una vez en la Fiscalía le fue comunicado de la inculpación del delito de  “Homicidio calificado por alevosía y  por la condición funcionario público  de la víctima en grado de tentativa, Atentado agravado a la autoridad y Abuso  de arma de fuego, en concurso real”.
 Posteriormente se le preguntó si  deseaba prestar declaración voluntaria, a lo que respondió de manera negativa, absteniéndose al ampararse  en garantías constitucionales.
 Tras este procedimiento de rigor,  se retiró nuevamente hacia su lugar  de encarcelamiento. Se cree que a fines de la presente semana, durante la  feria judicial o al finalizar ésta, podría ser citado a declaración indagatoria. Mientras tanto la Fiscalía proseguirá llevando adelante medidas  probatorias o receptando otras que  ya fueron solicitadas apenas se produjeron los hechos, más allá de los  primeras testimoniales de los efectivos policiales locales y el compañero  de Bravo, que lo sindican como el  autor de los disparos.
 El Dr. Carlos Salas, señaló a poco  de salir de la Fiscalía Penal, que su  defendido “se abstuvo de prestar declaración, amparándose en garantías  constitucionales”, dando cuenta que  Bravo le comentó horas antes que  “estaba atravesando una crisis familiar”, situación que lo habría llevado  a estar bajo los efectos del alcohol  durante aquella madrugada del viernes. El letrado aclaró que “estaba  fuera de servicio” cuando se sucedieron los hechos.
 Pero lo más sustancial que manifestó el abogado es que Bravo le dijo  que “no recuerda nada de lo que sucedió” durante los incidentes que se  generaron dentro del móvil de la Comisaría Seccional N´ 33 de Alto Comedero, cuando se produjo la serie  de disparos, uno de los cuales afectó  al policía provincial Sergio Moisés  Lima, quien se halla en grave estado.
 Asimismo refirió que una vez recobrado los sentidos, “se mostró muy  dolido y acongojado por lo que le tocó atravesar al policía de Jujuy”, expresando su “deseo de una pronta recuperación”.
 Entre las medidas probatorias que  el asesor legal solicitara al fiscal Lozano, figura la realización de una pericia psicológica para su defendido  como así también que sea citado a  declarar el compañero Alejandro  Mora.
 Este venía junto a Bravo luego de  compartir alguna reunión en donde  abundaron las bebidas alcohólicas.  Tanto Bravo como su compañero  fueron sometidos al test de alcoholemia, arrojando resultado positivo para ambos. Mora no fue imputado ni  se halla detenido.
 El fiscal Lozano aguarda por estas  horas, no sólo el informe de pericias  realizadas al arma de fuego secuestrada a Bravo, sino también de los  otros efectivos que se vieron involucrados en el incidente ocasionado  por aquel.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.