Viernes 13 de Diciembre del 2019



En la campaña 2015/16

El área sembrada y cosechada de tabaco cayó un -20%

“El impuestazo a los cigarrillos» de Mayo 2016, finalmente evidenció su impacto en el sector. El área sembrada y cosechada cayó -20% respecto a la campaña anterior y la producción de tabaco se contrajo -14% interanual.

02/06/2017


 “El impuestazo a los cigarrillos» de Mayo 2016, finalmente evidenció su impacto en el sector. El área sembrada y cosechada cayó -20% respecto a la campaña anterior y la producción de tabaco se contrajo -14% interanual. El tabaco burley, que contribuye con el 74% de la producción total  fue el más afectado, con una caída interanual del -27%, el criollo -13% y el virginia -9%. Con excepción de Corrientes y Salta, todas las provincias tabacaleras resultaron afectadas, con caídas en su producción de entre el  -33% (Chaco) y -22% (Tucumán). Con un volumen total de 93.671 toneladas, el valor de la producción fue de $3.667 millones. El precio del tabaco que recibió el productor (precio promedio de acopio + el precio pagado por el FET), alcanzó a $39,14 por kg, +55% por sobre el valor de la campaña 2014/2015 ($25,16 por kg.). Y la venta de cigarrillos cayó -14% entre mayo de 2016 y abril de 2017, luego del aumento impositivo de mayo que se tradujo en 70% de incremento en el precio promedio del paquete”. Así lo asegura un informe dado a conocer esta semana por la Consultora Economía y Regiones que evidencia la crítica situación de la actividad tabacalera en nuestro país. 

En este sentido, mientras todavía se desarrolla la campaña tabacalera 2016/17, los resultados del periodo anterior indican: con fuertes caídas del área sembrada y cosechada (-20%), la producción cayó -14,1% en el último año, la más baja de los últimos  25 años. El volumen alcanzado fue de 93.671 toneladas sobre una superficie sembrada de 50.068 hectáreas y 43.815 cosechadas. Cuando en 2010/2011, se llegó a producir un total de 135.241 toneladas sobre una superficie de 81.936 hectáreas sembradas y 75.715 cosechadas. 
Tras la incertidumbre generada por los impuestos y la suba de precios, a principios de este año el Gobierno prorrogó dos medidas impositivas relacionadas con la actividad. Primero dispuso mantener la disminución de la alícuota de 21% a 7% en el impuesto adicional de emergencia sobre el precio final de venta de cigarrillos, mientras que extendió hasta el 31 de diciembre de 2017 la imposición de 75% en concepto de Impuesto Interno del tabaco, que en la ley original era del 60%.
Las exportaciones crecieron 102% en kilogramos y 82,9% en dólares, luego de la suba del tipo de cambio y la quita del cepo. El 80% de las exportaciones corresponde a tabaco total o parcialmente desvenado o desnervado.
La quita de retenciones y el incremento del tipo de cambio provocaron una fuerte mejora de la Competitividad Precio del Sector. De acuerdo al índice de Competitividad de las Economías Regionales (ICER) elaborado por E&R, la competitividad precio del sector tabacalero creció 60,5% entre Feb 2016 y Nov 2015 (nivel previo al cambio), cuando estaba 4% por debajo de fines de 2001. Sin embargo, este aumento de competitividad se reduce mes a mes. Si comparamos Marzo 2017 contra Nov 2015, la competitividad cayó -32,9%. Inciden aquí la caída del precio internacional del tabaco (3,9%), aumento de costos internos (combustibles +35%, transporte +50% y salarios +38%, y un tipo de cambio relativamente estable. 
El cultivo de tabaco, tan solo en su etapa primaria, generó 35.806 puestos de trabajo, lo cual equivale al 10,8% de los puestos de trabajo registrados generados por la agricultura, ganadería y silvicultura durante el mismo período a nivel nacional, y al 1,6% de los puestos de trabajo totales generados por el sector privado. El 4% de la población rural total del país depende del cultivo de tabaco para su subsistencia (tomando una familia rural tipo de 4 integrantes).




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.