Sábado 22 de Febrero del 2020



EL ESTADO ISLÁMICO NEGÓ QUE SUFRIERA BAJAS

La madre bomba mató a 36 yihadistas en Afganistán

Al menos 36 miembros del Estado Islámico (EI) murieron en el ataque de Estados Unidos con la bomba GBU-43, el proyectil no nuclear más potente del arsenal norteamericano, que destruyó además una importante instalación del grupo, informó ayer el Ministerio de Defensa afgano.

14/04/2017


Al menos 36 miembros del  Estado Islámico (EI) murieron en el  ataque de Estados Unidos con la  bomba GBU-43, el proyectil no nuclear más potente del arsenal norteamericano, que destruyó además una  importante instalación del grupo, informó ayer el Ministerio de Defensa  afgano.

Autoridades de la provincia donde  ocurrió el ataque dijeron que la bomba GBU-43 destruyó un complejo de  túneles construido por combatientes  islámicos durante la invasión soviética y mejorado por el grupo afiliado al  EI en el país que había aguantado  otros bombardeos.
El EI negó, a través de la agencia de  noticias Amaq, que se registraran  muertos o heridos en sus filas por el  ataque estadounidense.
En un breve comunicado difundido  por Internet, la agencia afiliada a los  yihadistas, que suele aumentar las  víctimas de sus ataques y negar bajas  en operaciones contra la milicia, aseguró que no hubo “ningún muerto ni  herido el jueves en Nangarhar”, citando a una fuente no identificada.
Los rebeldes talibanes, en tanto,  que combaten tanto al EI como al gobierno afgano y a las tropas estadounidenses en Afganistán, condenaron  la “creciente brutalidad” y el “crimen” de Washington y dijeron que la  eliminación del EI debe ser cosa de  los afganos, no de extranjeros.
Un portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Muhammad Radmanish, indicó que “36 miembros de  grupos del EI murieron y una gran  cantidad de munición y armas han sido destruidas en el bombardeo”, informó la agencia de noticias EFE.
El bombardeo con la GBU-43, un  proyectil de 10 toneladas que mata  con una onda de presión aérea, fue  ejecutado el miércoles a las 19.32  hora local, en el distrito de Achin, en  la provincia oriental de Nangarhar,  con la aprobación del presidente estadounidense, Donald Trump.
El Pentágono difundió el video del  momento en que la bomba impactó  contra un sistema de cuevas del EI.
Las imágenes aéreas muestran el  momento en que bomba impacta en  la ladera de una montaña en el distrito de Achin, provincia de Nangarhar,  con una potencia equivalente a 11 toneladas de TNT.
Una inmensa columna de humo y  escombros aparece tras la explosión,  que en este tipo de explosivos ocurre  antes de tocar tierra para crear una  potente onda expansiva capaz de derrumbar túneles y búnkers al crear un  pequeño terremoto.
El miércoles, el gobierno afgano dijo que había sido informado con anticipación sobre el bombardeo.
En un comunicado, otro portavoz  del Ministerio de Defensa afgano,  Dawlat Waziri, señaló que, además,  un importante refugio y tres escondites del EI han sido destruidos como  consecuencia del impacto de la denominada “madre de todas las bombas”.
Según el portavoz, el grupo islamista radical, que nació en Irak y se extendió a Siria y empezó a actuar en  Afganistán en 2015, usaba ese escondite “para coordinar sus ataques  terroristas en diferentes partes de la  provincia”, fronteriza con Pakistán.
La fuente ministerial insistió en que  en el bombardeo no se han producido  víctimas civiles.
El ataque se produjo después de que  el gobierno de Afganistán afirmara  esta misma semana que el número de  insurgentes del EI en el país es inferior a 400 y que el año pasado abatió  a unos 2.500 miembros del grupo, lo  que redujo su presencia a sólo dos de  las 34 provincias afganas.
También la misión de la OTAN en  Afganistán informó la semana pasada que en los dos últimos años ha reducido a la mitad el número de  miembros del grupo yihadista y en  más de un 60 % el territorio controlado por el EI en el país.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.