Sábado 30 de Mayo del 2020



PREVIO A LA REUNIÓN DE EE.UU Y CHINA

Reacción internacional por nuevo ensayo misilístico de Norcorea

Con la prueba de un nuevo misil de medio alcance, Corea del Norte redobló la apuesta en las horas previas al inicio de la primera reunión bilateral entre los presidentes de Estados Unidos y de China, un encuentro que tiene entre sus puntos más destacados los avances del programa armamentístico de Pyongyang.

05/04/2017


Con la prueba de un  nuevo misil de medio alcance, Corea  del Norte redobló la apuesta en las  horas previas al inicio de la primera  reunión bilateral entre los presidentes de Estados Unidos y de China, un  encuentro que tiene entre sus puntos  más destacados los avances del programa armamentístico de Pyongyang.

En la víspera del encuentro entre  Donald Trump y Xi Jinping, el régimen de Kim Jong-un disparó al Mar  del Este (Mar de Japón) lo que parece ser un misil balístico  Pukguksong-2 (Estrella polar-2, en  coreano) desde Sinpo (costa oriental), confirmaron los Ejércitos surcoreano y estadounidense.
El gobierno de Seúl fue más allá y  consideró a la acción como una violación “descarada” de las resoluciones de la ONU.
El primer ministro nipón, Shinzo  Abe, afirmó en declaraciones a los  medios que el lanzamiento supone  “una grave provocación desde el  punto de vista de la seguridad”, y  añadió que éste “no puede ser tolerado”.
Tras el lanzamiento, altos cargos de  los ministerios de Defensa de Tokio  y Seúl mantuvieron una conferencia  telefónica para intercambiar información y coordinar su respuesta, explicó el ministro portavoz del Ejecutivo japonés, Yoshihide Suga, citado  por la agencia de noticias EFE.
“Trabajaremos estrechamente con  Estados Unidos, Corea del Sur y  otros socios para tomar todas las acciones necesarias con vistas a proteger a nuestra población y nuestros territorios en cualquier situación”, dijo  el primer ministro nipón.
El misil voló unos 60 kilómetros y  alcanzó una altura máxima de 189  kilómetros tras un lanzamiento realizado aparentemente con un ángulo  muy vertical que podía haber tenido  como objetivo medir el rendimiento  del mecanismo de eyección de la lanzadera y de los motores del proyectil.
Los avances de Pyongyang en el terreno armamentístico se han acelerado desde la llegada de Kim Jong-un  al poder, hace cinco años, con nuevos y mejorados misiles y sistemas  de lanzamiento y también con bombas atómicas más potentes, aunque  aún muy por debajo de las capacidades de los Estados nucleares.
El gobierno chino en cambio, volvió ayer a pedir prudencia a todas las  partes, sin condenar directamente la  última prueba de Pyongyang, y descartó que la acción guarde “relación  directa” con el primer cara a cara entre Xi y Trump en Florida (Estados  Unidos).
“En este momento, todas las partes  deberían ser prudentes y no hacer nada que lleve a una escalada de las  tensiones”, manifestó ayer una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, al señalar que  la posición de Beijing en relación a  los ensayos “está clara”.
Hua consideró que la acción norcoreana, a un día de que Xi y Trump se  encuentren en Florida (EE.UU.), no  guarda “relación directa” con el primer cara a cara entre ambos presidentes.
Preguntada por si China ha presentado alguna queja formal ante Corea  del Norte por su prueba balística,  Hua se limitó a señalar que China  “está en estrecho contacto” con todas  las partes de las negociaciones a seis  bandas (que forman, aparte de China,  Estados Unidos, ambas Coreas, Japón y Rusia).
Pese a estas palabras, el lanzamiento centrará aún más si cabe la atención en Corea del Norte en la reunión  entre ambos mandatarios en Mar-a-lago.
Una eventual presión norteamericana para que sea China quien profundice las sanciones contra Pyongyang,  o de lo contrario tomar acciones unilaterales, volvió a flotar en el ambiente al conocerse un comunicado  de la Secretaría de Estado.
El texto que lleva la firma de Rex  Tillerson advierte que “Estados Unidos ya ha hablado suficiente sobre  Corea del Norte. No tenemos nada  más que añadir”.
La del martes es la cuarta prueba  balística que Pyongyang realiza en lo  que va de año 




RELACIONADAS

PARA AYUDAR A LAS MINORÍAS EN ESTADOS UNIDOS

Magic Johnson donará 100 millones de dólares

ANTE REAPERTURAS EN MUCHOS PAÍSES

La OMS alerta sobre rebrotes de Covid-19

NO FRENA LA REAPERTURA DE ACTIVIDADES

EE.UU. superó las 70.000 muertes por el covonavirus

POR LA POLICÍA FEDERAL

Bolsonaro mandó a callar a periodistas








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.