Martes 07 de Julio del 2020



ANTES DE ACTIVAR EL BREXIT

La premier May busca salvar la integridad del Reino Unido

La primera ministra británica, Theresa May, recalcó ayer la “fuerza imparable” del Reino Unido y mantuvo su primera reunión con la líder escocesa, Nicola Sturgeon, desde que ésta relanzó su plan de independencia, decidida a evitar una ruptura del país antes de dar inicio al proceso de salida de la Unión Europea (UE).

27/03/2017


La primera ministra británica, Theresa May, recalcó ayer la  “fuerza imparable” del Reino Unido  y mantuvo su primera reunión con la  líder escocesa, Nicola Sturgeon, desde que ésta relanzó su plan de independencia, decidida a evitar una ruptura del país antes de dar inicio al  proceso de salida de la Unión Europea (UE).

A dos días de que May notifique  oficialmente el Brexit a la UE, las dirigentes se reunieron durante casi  una hora en un hotel de Glasgow, Escocia, en su primer encuentro desde  que la líder del Partido Nacionalista  Escocés (SNP) anunció, hace dos semanas, su plan para impulsar un nuevo referéndum de independencia.
Antes de que hoy el Parlamento de  Escocia vote una moción para otorgar al gobierno autónomo el mandato  para promover el plebiscito, la jefa  de gobierno conservadora dijo que  las complejas negociaciones con  Bruselas que se abren a partir de ahora requieren que todos en el Reino  Unido trabajen “juntos”.
“En Escocia, Gales e Irlanda del  Norte, eso significa respetar, y sin  duda fortalecer, los acuerdos de autonomía. Pero nunca permitir que la  unión se separe y se debilite o que  nuestra gente sea dejada atrás”, dijo  la primera ministra en una intervención antes del encuentro.
May está en el medio de una cruzada para mantener la integridad del  Reino Unido luego de que el resultado del referéndum del 23 de junio  pasado revelara profundas diferencias en los cuatro países que forman  el Estado, con el triunfo del Brexit en  Inglaterra y Gales y su rechazo en  Escocia e Irlanda del Norte.
Sturgeon quiere celebrar un segundo referéndum de independencia de  Escocia a fines de 2018 o principios  de 2019, pero May ya ha dicho que  “ahora no es el momento”, temerosa  de que la consulta pueda fragmentar  a la quinta mayor economía del mundo y dar alas a los independentistas  norirlandeses.
“Mientras el Reino Unido abandona la Unión Europea, y forjamos un  nuevo rol para nosotros en el mundo,  la fortaleza y la estabilidad de nuestra unión se volverán más importantes”, dijo la premier en un discurso  en el Departamento de Cooperación  Internacional en la localidad escocesa de East Kilbride.
“Cuando trabajamos juntos y ponemos nuestra vista en una tarea, somo  una fuerza realmente imparable”, dijo, en referencia a los cuatro países  del Reino Unido, horas antes del encuentro con Sturgeon.
Un portavoz de Downing Street,  despacho oficial de la primera ministra, había avanzado que May subrayaría ante Sturgeon la posibilidad de  que Edimburgo reciba nuevas competencias cuando el Reino Unido recupere ciertos poderes que ahora residen en las instituciones comunitarias.
“Tenía la impresión de que venía a  ofrecer algo, en el sentido de nuevos  poderes, pero no fue el caso”, dijo la  líder nacionalista tras la reunión a la  cadena BBC.
“No hubo ninguna garantía de que  las competencias, cuando sean devueltas de Bruselas, no acabarán  centralizadas en Westminster”, afirmó.
Sturgeon explicó que May fue  “muy clara” al afirmar que espera  que los términos finales del Brexit,  tanto las condiciones de salida de la  UE como un nuevo acuerdo comercial entre Londres y los 27 socios comunitarios, estarán listas “antes de  que el Reino Unido deje la Unión”,  en un plazo de dos años.
Downing Street aseguró que el referéndum de independencia que planea el gobierno escocés no estaría en  las conversaciones de ayer.
De todos modos, la primera ministra advirtió antes del encuentro que  mantenía su oposición a cualquier  nueva consulta antes de que los escoceses conozcan los detalles del futuro acuerdo entre Londres y Bruselas.
May insistió en que su postura “no  va a cambiar” y que “este no es el  momento para hablar sobre un segundo referéndum de independencia”.
El Parlamento regional escocés, o  cámara de Holyrood, de Edimburgo,  aprobará previsiblemente una moción para que el Ejecutivo autonómico inicie las conversaciones para  convocar una nueva consulta, después de la que en 2014 ganaron los  partidarios de continuar en el Reino  Unido, con el 55,3 % de los votos.
El SNP argumenta que el plan del  gobierno británico de abandonar la  UE y el mercado único comunitario  ha cambiado las condiciones en las  que votaron los escoceses hace dos  años y medio, lo que a sus ojos justifica la convocatoria de otro plebiscito.
Los independentistas esperan sumar los seis votos del Partido Verde  en Escocia a sus 63 diputados en el  Parlamento autónomo para sacar  adelante la moción este martes.
“Creo que es muy difícil que la primera ministra mantenga una oposición racional a un referéndum en la  escala de tiempo que he programado”, dijo Sturgeon luego del encuentro con May.
“Cuenta con un argumento perfectamente racional para oponerse a un  referéndum ahora. Por eso propongo  posponerlo. Pero, en base a nuestra  conversación, me cuesta pensar cómo puede negarse racionalmente al  calendario del que hemos hablado”,  agregó.




RELACIONADAS

LA POBREZA SIGUE CRECIENDO EN EL MUNDO

Señales positivas de China y España contra el Covid-19





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.