Viernes 29 de Mayo del 2020



DETUVIERON AL PADRASTRO

Hallan estrangulada a una niña de doce años

Una niña de tan sólo doce años de edad que estaba desaparecida desde el miércoles pasado luego de que se dirigiera al colegio en el que cursaba sus estudios, en la ciudad de San Luis, fue encontrada estrangulada y violada debajo de un puente de la localidad puntana de Saladillo, y por el crimen detuvieron a su padrastro.

24/03/2017


  Una niña de tan sólo doce años de edad que estaba desaparecida desde el miércoles pasado luego de que se dirigiera al colegio en el que cursaba sus estudios, en la ciudad de San Luis, fue encontrada estrangulada y violada debajo de un puente de la localidad puntana de Saladillo, y por el crimen detuvieron a su padrastro.

 La víctima fue identificada como Florencia Abril Di Marco quien, según los resultados de la autopsia realizada en horas de la mañana, fue asfixiada con una soga y luego arrojada sin vida al lugar donde fue encontrada el jueves reciente a las 18:30.
 Como principal sospechoso del crimen fue detenido el sujeto identificado como Lucas Gómez, de treinta y dos años de edad, padrastro de la víctima, tras un allanamiento realizado en una casa del barrio Lucas Rodríguez, donde el individuo vivía con su esposa, la niña y sus otros hijos.
 Según se informó, la captura se produjo luego de que un testigo viera el momento en el que el cadáver de Florencia fue arrojado bajo un puente en la ruta 41 de Saladillo, distante 55 kilómetros de la capital provincial, aunque no se descartaba que podría haber otra detención en el caso, que se encuentra circunscripto al ámbito familiar de la nena.
 El hallazgo del cuerpo de la niña se produjo el día jueves a las 18:30 aproximadamente, en Saladillo, luego de que en la guardia de prevención del Destacamento 20 de la policía del lugar se recibiera una llamada en la que un vecino alertaba sobre la presencia del cadáver de una niña.
 El cuerpo se hallaba debajo de un puente, boca abajo (decúbito ventral) y a unos cinco metros profundidad respecto del nivel de la ruta.
 Poco después del hallazgo, trascendió que las características físicas y morfológicas del cuerpo de la occisa “se corresponderían con el de Florencia Abril Di Marco”, lo que luego se confirmó.
 En tanto, el perito forense a cargo de la autopsia, identificado como Ricardo Torres, habría informado que la niña “sufrió una muerte por asfixia por estrangulamiento, con violencia, y presentaba signos de abusos previos de larga data”.
 “Las muestras en el cuerpo de la niña revelan que sufrió un verdadero calvario y que fue sometida reiteradamente”, habría sostenido el perito y agregado que la víctima presenta o ”tiene impronta de ataduras en las manos que son de lazo, a la altura de las muñecas, lo que permite pensar que puede haber actuado más de una persona”.
 Durante la autopsia, el perito también habría determinado que la pequeña llevaba entre treinta y treinta y dos horas de fallecida y “fue estrangulada a lazo, apoyada sobre un plano duro, ya que la estrangulación fue incompleta, o sea de abajo hacia arriba, de lóbulo a lóbulo, con una soga”.
 La niña era intensamente buscada por la policía y sus familiares desde el miércoles pasado a la mañana, luego de que su padrastro “denunciara” su desaparición en la Comisaría del Menor de la capital provincial y adujera que la última vez que la había visto fue cuando la dejó en la puerta de la Escuela Nro. 313 Rosario M. Simón, donde la víctima del cruel asesinato cursaba el Sexto grado.
 En declaraciones a unos medios locales, el tal Gómez se había mostrado “preocupado” por la niña y dijo que cuando la chica desapareció, la buscó “por todos lados” y que no sabía qué pensar porque Florencia “era muy cerrada” y estaba “todo el día con el teléfono, como todos los chicos”.
 “No sé qué creer, espero que se haya ido con alguien y esté bien”, había dicho el sospechoso cuandocse le preguntó qué podía haber pasado.
 Florencia vivía en la ciudad capital de la provincia de San Luis con su madre, su padrastro, dos nenes de nueve y de tres años, y tenía además un bebé de hermano, quien nació la noche del martes, motivo por el cual, al momento de su desaparición, su mamá estaba internada en un nosocomio.
 Tras el hallazgo del cuerpo, policías de la División Homicidios, la División Criminalística y de la División Bomberos de San Luis, acudieron al lugar, donde trabajaron en el levantamiento de rastros y evidencias hasta la madrugada, bajo la supervisión de la jueza de nombre Virginia Palacios, titular del juzgado del Crimen 3 de San Luis.
 Al lugar del hallazgo concurrió también Torres, que certificó la muerte y examinó el cuerpo de la víctima en la escena del hecho, tras lo cual confirmó que la niña había sido arrojada al vacío desde una altura de dos metros aproximadamente, cuando ya estaba muerta.
 “Cayó boca abajo, describió el forense, con las piernas extendidas y todas las contusiones que presentaba fueron ocasionadas por la caída, ya que golpeó contra un muro de contención”.

¿HUBO MAS                        DE UN ASESINO?

 En cuanto a la posibilidad de que haya actuado en el ataque más de una persona, Torres puntualizó que “si fue en un auto, alguien la sujetó desde atrás y si se trata de un solo agresor, el perfil es de una gran violencia”.
 El perito afirmó luego que la niña sólo tenía puesta una campera azul deportiva que le cubría el torso y una sola de sus medias y agregó que durante la se le pudieron realizar hisopados y tomar muestras para ser analizadas y cotejadas con un eventual sospechoso. Además, dijo que es muy probable que en el auto donde fue trasladada hayan quedado rastros de la víctima, lo cual es ahora objeto de investigación por parte de los pesquisas.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.