Domingo 07 de Junio del 2020



MASACRE DE HURLINGHAM

Un hombre asesinó a tiros a su mujer y a otros cinco familiares

Un individuo de treinta y cinco años de edad mató a tiros a su mujer, a su suegra, asesinó a otros tres familiares e hirió a balazos a tres personas más, entre estas una mujer embarazada de nueve meses cuyo bebé también murió, como consecuencia de las heridas, Hurlingham, partido de la ciudad de Buenos Aires, tras lo cual escapó en una moto a la que abandonó en la casa de familiares, y horas después fue capturado por efectivos policiales en Córdoba.

06/02/2017


Además, otros tres allegados a las víctimas han resultado también heridos por el asesino, una de estos una adolescente de doce años, quien recibió dos balazos en sus piernas y tuvo que ser internada en el hospital Posadas con pronóstico reservado.
 El agresor fue identificado como Diego Loscalzo, un sujeto de treinta y cinco años de edad, apodado “el chino”, el cual atacó a todas las víctimas con el arma reglamentaria de su mujer, una agente de policía identificada como Romina Maguna, de treinta y seis años de edad, quien prestaba servicios en el comando de patrullas de San Isidro y también en una clínica de hemodiálisis, y que ya habría al sujeto en julio pasado ante una fiscalía de Morón, luego de una pelea en la que el agresor le habría robado la pistola 9 milímetros.
 En horas de la mañana personal policial estuvo realizando búsqueda y esperando la orden de allanamiento en el barrio INTA de la zona de Lugano para capturar a Loscalzo, ya que allí viven familiares del sujeto.
 Todo habría comenzado alrededor de las 22:00 en una casa ubicada en el cruce de calles Cañuelas y Asamblea, en la localidad de William Morris, en el oeste del conurbano de Buenos Aires, donde vivían Loscalzo junto a Maguna y un hijo de esta de once años de edad, quien le suplicó al asesino que no lo mate.
 Al parecer estaban por cenar o ya en medio de la cena cuando, por motivos que aun no se conocen bien, el tal Loscalzo comenzó a discutir con Maguna en la mesa y la llevó a esta a empujones y a golpes de puño a una habitación de la vivienda, en donde habría arrebatado a la mujer policía la pistola reglamentaria y ahí nomás la asesinó a balazos.
 Luego, según las primeras averiguaciones del caso, el criminal salió de la habitación y le apuntó al niñito de once años y éste le rogó por su vida: el asesinó lo miró a los ojos, agachó la cabeza y no lo mató.
 Tras el crimen, el criminal pretendió escapar a toda velocidad de la escena de sangre, pero en la puerta se encontró con la hermana de Romina, quien vive en otra vivienda ubicada en el mismo terreno con su pareja, identificada como Darío Daniel Díaz y sus tres hijos.
 Al verla, el asesino le disparó y le quitó la vida, al igual que al esposo, Darío Díaz, quien también llegó hasta ahí para ver qué es lo que estaba pasando al oir las detonaciones.
 El criminal también le descerrajó varios disparos a una mujer identificada como Cinthia López, amiga y vecina de Romina -quien al momento de los balazos se hallaba en la vivienda de las víctimas- y la dejó malherida y sangrando en el suelo.
 El único que resultó ileso fue el niño, quien era hijo de la mujer a la que el asesino mató primero y al parecer fue quien habría salido de la casa a pedir ayuda a los vecinos”.
 Además, en horas de la mañana de ayer, un vecino habría referido que el nene fue quien le golpeó la puerta de su casa y le pidió ayuda: “Me dijo: el chino mató a mamá, me puso el arma en el pecho y le dije papá por favor no me mates”. Al parecer, el chico le decía papá a pesar de que el criminal no era su padre verdadero”, porque ambos “tenían una buena relación”.
 Tras ese cruento hecho de violencia extrema, el tal Loscalzo escapó del lugar en una moto y se dirigió hasta la casa de la madre de Maguna, en Wagner y Schubert de la localidad de Villa Tesei, también de Hurlingham.
 Allí atacó a tiros a su suegra, de nombre Juana Paiva, de cincuenta y cinco años, a su cuñado José Eduardo Maguna, de treinta y cuatro, a la esposa de éste Mónica Beatriz Lloret, de treinta y seis años de edad, quien se hallaba encinta de nueve meses con fecha para parir calculada esta semana, y una hija de doce años, hija de esta mujer.
 Como consecuencia del ataque murieron Paiva y Maguna, mientras que la adolescente tuvo que ser trasladada de emergencia al hospital Posadas y ahí quedó internada a raíz de los dos balazos que recibió, uno en cada pierna.
 En tanto, Lloret también fue trasladada con heridas de bala en el abdomen al mismo nosocomio, donde los médicos hicieron nacer al bebé, pero este murió pocos minutos después como consecuencia de los disparos. La mujer tuvo que permanecer en ese centro sanitario en estado reservado.

LAS VICTIMAS

Las víctimas de la masacre de Hurlingham, por la que estaba siendo buscado el asesino, identificado como Diego Loscalzo, de treinta y cinco años de edad, alias “chino”, son las siguientes:
 Romina Maguna, de treinta y seis años, mujer de Loscalzo (fallecida); Vanesa Gisela Maguna (38), hermana de Romina (fallecida); Darío Daniel Díaz, marido de Vanesa (fallecido); José Eduardo Maguna (34), hermano de Romina y de Vanesa (fallecido).
 Juana Paiva, de cincuenta y cinco años, madre de Romina, Vanesa y José (fallecida); Cinthia López, vecina y amiga de las víctimas (herida); Mónica Beatriz Lloret (36), esposa de José Eduardo Maguna, embarazada de 9 meses (herida de bala en el abdomen); el bebé (fallecido); la niña de doce años, hija de Mónica (herida de tres balazos en sus piernas).

LA DETENCIÓN DEL “CHACAL”
  
 Efectivos de la policía caminera de Córdoba confirmaron la detención del asesino autor de la masacre de Hurlingham, a quien se lo comparó con un “chacal”, por la gravedad de los hechos.
 Desde esa policía se indicó que el presunto autor de la masacre de Hurlingham, Diego Loscalzo, se produjo tras una serie de controles que se montaron en las rutas luego de que los investigadores del caso dieran el alerta respecto de la posibilidad de que el malviviente se dirigiera hacia esa provincia.
 “Ya estábamos avisados que estaba viniendo para Córdoba; se controló el colectivo y dimos con el asesino”, se habría señalado y explicado también que a partir de ese alerta se organizaron operativos en la autopista de ingreso a Córdoba desde Buenos Aires y con tal motivo se procedió a controlar varios vehículos de transporte “con la suerte de que en el colectivo de la empresa Urquiza, más precisamente en el interno 3907, pudimos dar en el asiento 13 con la presencia de este sujeto que fue reconocido rápidamente por personal de caminera por las fotografías” y se procedió a la detención del sujeto.
 




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.