Miércoles 23 de Enero del 2019



UNA MULTITUD SE ACERCÓ

Día de San Cayetano: “Hay que cuidar el trabajo, mucha gente no lo hace”

Fe, devoción y agradecimiento, una constante en la fiesta de honor al patrono de la providencia. Ayer hubo misas durante todo el día. Miles de personas de distintos barrios capitalinos se acercaron a encender una vela y rezarle.

07/08/2015


POR LA FE. Devotos católicos rindieron culto al Santo del pan y el trabajo. La mayoría aseguró haber ido para "agradecer".
POR LA FE. Devotos católicos rindieron culto al Santo del pan y el trabajo. La mayoría aseguró haber ido para "agradecer".

POSADAS. Una fiesta para agradecer. Esa fue la sensación que vivieron los fieles católicos, quienes se  congregaron desde distintos barrios de la Capital provincial para honrar al santo del pan y el trabajo en su Día. Según datos de la comisaría Sexta, en jurisdicción de la parroquia, la zona es un constante ir y venir de fieles, cuyo número estiman en dos mil a tres mil personas.  

La parroquia situada en el corazón del barrio Yacyretá, en el oeste Posadeño, no cesó de recibir creyentes desde las 6, cuando se abrieron las puertas para los primeros rezos de la mañana y tenían previsto continuar así hasta las 23, con la última eucaristía del día para darle la oportunidad a quienes, por distintas razones, no pudieron asistir en otros horarios.
Como es tradición, cada 7 de agosto a las 16, una pequeña multitud de alrededor de cinco mil personas, se acercó a las puertas del templo para acompañar, en procesión, la imagen del Santo de la providencia. Una acción de fe consistente en caminar por las calles de los alrededores con rezos, cánticos y consignas de gratitud para bendecir a la comunidad, según describieron los devotos a PRIMERA EDICIÓN, que los acompañó en la peregrinación a fin de escuchar sus historias de vida y testimonios. 
“Pido salud”, contó Ramón un jubilado quien, pese a haber salido del mercado formal de trabajo, contó que su deseo es seguir aportando “el pan digno a la mesa de mi familia”. El hombre hace changas de albañilería y su pedido a San Cayetano era por más salud y fortaleza. 
Mientras tanto, en el templo de Zapiola y Blas Parera.
“Vine a dar gracias por el trabajo y porque la semana que viene voy a defender mi título de enfermera porque me recibo”, contó Belén una joven devota quien a modo de reflexión para otros de su generación recomendó “muchos de mi edad quieren trabajar, pero después no cuidan lo que consiguen. Hay que honrar a San Cayetano cuidado el trabajo que nos proveyó”. 




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.