Sábado 06 de Junio del 2020



PIDIERON EL APARTAMIENTO DEL FISCAL

Los padres de Romina Aramayo alientan nueva marcha por justicia

Los padres de Romina Aramayo, la joven que fuera brutalmente asesinada el 4 de abril de 2014 y su cuerpo hallado en zona del dique Los Molinos, promueven una nueva marcha, reclamando el esclarecimiento del caso y al mismo tiempo, solicitando el apartamiento del fiscal de la causa.

09/11/2016


Tanto Juan Víctor Aramayo como  Zenaida Fernández, cuestionaron la  lentitud de las investigaciones y la  supuesta protección que se estaría  dando desde la Fiscalía hacia algunos personales sindicados como sospechosos y sobre los cuales no se actuó ni se los citó a declarar. Según los  progenitores, serían policías, hacia  quienes vuelcan todas las posibilidades de que fueran los autores materiales del homicidio.
 Conviene citar que con anterioridad, los padres presentaron una denuncia en contra del Agente Fiscal  de Investigación Penal Nº 3 Dr. Carlos Enrique Farfán por su actuación  en el expediente, escrito que motivó  un sumario interno en el Ministerio  Público de la Acusación Fiscal y por  el cual el fiscal está siendo objeto de  una “auditoría”.
 Los Aramayo sostienen que hay  policías que están involucrados tanto  en el encubrimiento de su desaparición y posterior asesinato, relacionando el hecho al funcionamiento de  lo que era el cabaret Wolf en Alto  Comedero, donde Romina se desempeñaba como bailarina y acompañante.
 Por ello la marcha a efectuarse el  próximo miércoles 23 del presente  mes, tendría punto de concentración  en plaza Belgrano para luego dirigirse hacia la sede del Ministerio Público de la Acusación Fiscal ubicada en  avenida Urquiza de esta ciudad.
 Los Aramayo mencionaron que habría un policía de apellido Velázquez  involucrado en el crimen, y adjudican falta de citación o investigación,  a ex miembros de la Brigada de Investigaciones y a los ex jefes policiales de aquel entonces, porque “ estarían involucrado como cómplices y  por no investigar este caso”.
 Luego dijo “hubo deficiencias detectadas en cuanto a los allanamientos. Cuando fuimos al lugar donde  habría muerto, encontramos un zapato de mi hija y llama la atención que  no se haya hecho nada”; dando cuenta además que las compañeras de Romina, “habían declarado ciertas actividades privadas que se realizaban  en el lugar (en el obrador de una empresa de construcción de Los Molinos) y tampoco fueron investigadas”.
 “Cuando llevamos posibles conexiones con los policías, él (por Farfán) miraba para otro lado y me decía, cómo sabe usted. Yo soy el padre e  investigo. Recibí un llamado anónimo que indicaban qué policías  estaban involucrados en el crimen”.
 




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2020


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.